La grandes decisiones de la nueva caja precisarán el aval del 75% del consejo

Rubén Santamarta Vicente
Rubén Santamarta REDACCIÓN/LA VOZ.

ECONOMÍA

Los estatutos de la entidad única gallega recogen expresamente que el presidente no tendrá funciones ejecutivas

14 sep 2010 . Actualizado a las 02:00 h.

Las grandes decisiones estratégicas que tenga que abordar la nueva caja gallega tendrán que llevar el visto bueno de tres cuartas partes de su consejo de administración. Es decir, contar con el 75% de los votos de ese órgano. Esa es una de las condiciones que recogen los nuevos estatutos de la Caixa de Aforros de Galicia, Vigo, Ourense e Pontevedra (el nombre comercial está sin cerrar), un documento aprobado por Caixanova y Caixa Galicia la semana pasada y depositado en los registros mercantiles de A Coruña y Pontevedra.

El consejo de la nueva entidad estará formado, hasta el otoño del 2013, por 22 miembros, 11 de Caixa Galicia y otros tantos de Caixanova, con dos copresidentes. Hasta la primavera del 2012, el copresidente primero será Julio Fernández Gayoso, de Caixanova; a partir de entonces, durante otros 18 meses, Mauro Varela, de Caixa Galicia. Tendrán voto de calidad en caso de empate. Sin embargo, hay una batería de decisiones para las que ese voto particular no tendrá utilidad porque se precisa una amplia mayoría, una cláusula incluida para propiciar el mayor acuerdo en el consejo.

Entre esas decisiones que necesitan el 75% del consejo están la modificación de los estatutos, el nombramiento de presidentes y vicepresidentes, la aprobación del presupuesto y el plan estratégico; el nombramiento y cese del director general; y la aprobación de inversiones y desinversiones esenciales.