Bruselas insinúa que expedientará a Portugal si no levanta el veto a la venta de la brasileña Vivo a Telefónica


bruselas/la voz.

La Comisión Europea advirtió ayer al Gobierno portugués que su veto a la operación de compra por parte de Telefónica del 30% de la operadora brasileña Vivo que posee Portugal Telecom (PT), es contrario a las leyes europeas de libre competencia.

«Es una restricción injustificada y va contra el principio de la libre circulación de capitales», aseguró el comisario de Mercado Interior, el francés Michel Barnier, en relación a la acción de oro que el Estado luso mantiene en la compañía, y que utilizó el pasado miércoles para tumbar un acuerdo al que la junta de accionistas de la sociedad ya había dado luz verde el día anterior.

Según ese pacto, Telefónica se haría por 7.150 millones de euros con el 50% del capital que PT tiene en Brasilcel, el grupo que a su vez posee el 60% de Vivo. De esa manera, Telefónica tomaría el control de la operadora brasileña, puesto que ya posee el restante 50% de Brasilcel.

La comisaria de Agenda Digital, Neelie Kroes, también se había pronunciado contra Portugal el mismo miércoles, pero ayer Barnier fue muy contundente y recordó que el Ejecutivo comunitario ya ha denunciado al Estado luso por mantener su acción de oro en la compañía, la principal operadora de telecomunicaciones del país. De hecho, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea tiene previsto pronunciarse sobre ese caso el próximo día 8, previsiblemente en contra de los argumentos portugueses. «Entonces actuaremos en consecuencia», señaló el comisario, insinuando que la Comisión Europea expedientará a Portugal si el Tribunal de Justicia declara ilegal su acción de oro en la operadora.

Sócrates

Ayer, sin embargo, el primer ministro luso, José Sócrates, justificó la decisión en un artículo en el diario Público en el que alega que «Portugal Telecom es una empresa muy importante para el país» y que su participación en Vivo es «un activo estratégico de éxito en el mercado brasileño [porque] es la empresa de telecomunicaciones número uno en el país».

La prensa económica internacional ha reaccionado con dureza contra ese argumento, recordando que PT es una empresa privada, y que la legislación europea impide que se establezcan restricciones a la compraventa internacional de compañías, algo que para medios como el Financial Times es «anacrónico» y pone en peligro la seguridad jurídica en el mercado europeo de las telecomunicaciones.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, abogó ayer por un acuerdo que permita desbloquear el veto para que Telefónica logre su propósito. «Espero que se produzca la sustanciación de esa cuestión empresarial por los términos del entendimiento y del diálogo», dijo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Bruselas insinúa que expedientará a Portugal si no levanta el veto a la venta de la brasileña Vivo a Telefónica