La CE propone que los bancos paguen la prevención de futuras crisis

El objetivo es que el contribuyemte no tenga que volver a sufragar, a través del presupuesto público, las futuras crisis bancarias.


La Comisión Europea propuso este miércoles la creación de una «red europea de fondos de resolución» nacionales, alimentados por las propias entidades financieras, con el fin de que el contribuyente no tenga que volver a sufragar, a través del presupuesto público, futuras crisis bancarias.

El comisario europeo de Mercado Interior y Servicios, el francés Michel Barnier, aclaró en una rueda de prensa que no se trata de crear un fondo supranacional o federal europeo.

Barnier también dijo que su iniciativa no constituye un instrumento para reflotar entidades en quiebra, sino de un mecanismo que permita gestionar ordenadamente la insolvencia de una entidad crediticia sin que ello desestabilice el conjunto del sistema.

Con esta matización de que no se trata de «una póliza de seguro» para bancos amenazados de quiebra, la Comisión europea quiere alejar la «inquietud fundamental» relacionada con la posibilidad de que las entidades continúen asumiendo riesgos, al verse protegidas.

El Ejecutivo comunitario pretende que la futura legislación europea inste a los estados miembros a establecer fondos nacionales de resolución de crisis bancarias, según reglas comunes que obligarían a las entidades a alimentar esos fondos mediante el pago anticipado de una determinada tasa.

Algunos estados miembros ya han introducido medidas similares o están considerando hacerlo, por lo que «una falta de planteamiento coordinado» podría conllevar a «un riesgo de falseamiento de la competencia» y «obstaculizar la cooperación transfronteriza» en la resolución de eventuales crisis, según un comunicado de la CE.

En la rueda de prensa, Barnier no quiso adelantar el montante que debería alcanzar la red de fondos de resolución ni el modo en el que se articularían las aportaciones, un asunto que con toda seguridad va a provocar un considerable debate en los próximos meses y críticas del sector, temeroso de que afecte a sus resultados.

La comunicación presentada por el Ejecutivo comunitario sí especifica que el dinero podrá ser empleado para facilitar «quiebras ordenadas» mediante la transferencia total o parcial de activos o deudas; o la división entre «bancos buenos » y «bancos malos», soluciones frecuentemente empleadas durante la reciente crisis.

Bruselas explicó que debe «calibrar los costes, para evitar que sofoquen la recuperación económica y el coste del crédito para la economía real» antes de ofrecer mayor concreción sobre las aportaciones y cuantías, pero Barnier sí reconoció que se ha «inspirado» en las soluciones nacionales que ya se aplican en algunos países como Suecia.

El fondo de estabilidad financiera puesto en marcha en Suecia tiene previsto atesorar una cantidad equivalente al 2,5% del PIB sueco mediante las aportaciones efectuadas por los bancos durante los próximos quince años.

El Fondo Monetario Internacional, por su parte, ha hecho una sugerencia de que la red de fondos debería alcanzar entre el 2% y el 4% del PIB europeo.

Esta primera propuesta de la Comisión Europea debe ahora ser debatida en las reuniones de los ministros de Economía europeos, la cumbre de líderes de la UE y del G20 previstas el próximo mes de junio, con vistas a que el Ejecutivo comunitario presente una propuesta más detallada en octubre próximo y una propuesta legislativa, a comienzos de 2011.

Esta iniciativa forma parte de un conjunto de medidas más amplio que está poniendo en marcha la Unión Europea con objeto de trabajar en la prevención y resolución de crisis, entre las que se encuentran el nuevo marco de supervisión financiera o la directiva sobre fondos de inversión especulativos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La CE propone que los bancos paguen la prevención de futuras crisis