Gayoso comenta a sus directivos que las luchas internas «serían un suicidio» en los primeros años

La Voz

ECONOMÍA

15 may 2010 . Actualizado a las 02:00 h.

El presidente de Caixanova, Julio Fernández Gayoso, comentó a sus directivos lo «delicado» del proceso de integración que se avecina y afirmó que «sería un suicidio que haya luchas internas», refiriéndose a los dos primeros años de la nueva caja, un período «clave», dijo, para el futuro de la entidad fusionada. «Tenemos que ser una sola caja», señaló Gayoso en una reciente reunión a la que también acudieron los sindicatos y donde resumió el trabajo por hacer a partir de ahora con una elocuente frase: «Tenemos que sumar y no restar, desde el portero hasta el jugador situado en punta; nos esperan unos meses tremendos de una gran tensión».

Para el ejecutivo, que admitió su preferencia por ejercer la función de presidente de la fusión en el primer turno (18 meses), la actual situación se contempla «bajo un grado de dificultad máximo».

Gayoso calificó la situación de la economía española como «no mala, sino pésima», y remató su intervención apuntando hacia el pesimismo: «Si no queremos acabar como Grecia, habrá que reducir el 20% de los salarios de los funcionarios».