Xunta y Madrid rehúyen el diálogo y dejan en el aire la fusión de cajas

R. Santamarta / M.?Á. Rodríguez

ECONOMÍA

Economía dice que «hay tiempo» para llegar a las ayudas del FROB, pero no descarta ampliar el plazo hasta diciembre

13 mar 2010 . Actualizado a las 02:00 h.

Las negociaciones para desbloquear 10 puntos de la ley de cajas recurridos ante el Tribunal Constitucional han llegado ya a tal laberinto político que la fusión de Caixa Galicia y Caixanova se ha quedado definitivamente en el aire. Xunta y Gobierno central llevan ya casi veinte días sin verse las caras por este asunto y en las últimas 48 horas no ha habido ningún intercambio de pareceres, según confirmaban ayer las dos partes.

El Ejecutivo gallego mantiene que, después de la última carta de Gaspar Zarrías (la que remitió en gallego), el interlocutor designado por Madrid no puede ser el secretario de Estado de Cooperación Territorial. Por el las formas de esa comunicación (su tono) y por el fondo, la «falta de voluntad para llegar a un acuerdo». Lo avisó el propio Feijoo el jueves y ayer se repetía en los departamentos de Facenda y de Presidencia, las consellerías encargadas de negociar con Gaspar Zarrías.

La del relevo de ese alto cargo en las negociaciones «es una opinión respetable del presidente de la Xunta, pero el designado por el Gobierno es el secretario de Estado», replican en el entorno del número dos de Manuel Chaves. En el Ministerio de Política Territorial esperan ahora «un movimiento» por parte de la Xunta para que remita una nueva propuesta para cinco puntos recurridos de la ley (hay consenso en los otros). «En la carta [de Zarrías] ya quedaron claros los cambios que son precisos» en la ley, recalcan las mismas fuentes gubernamentales.