«En los últimos cinco años, Galicia no hizo sus deberes en materia eólica»

La patronal gallega culpa a los bandazos políticos del parón que sufre el sector


La directiva de la Asociación Eólica de Galicia convocó ayer una reunión de urgencia para analizar el nuevo escenario del sector, después de que el listado del Ministerio de Industria para los próximos tres años le otorgue a la comunidad la potestad para instalar solo el 2,3% de los megavatios que se construirán en España. Los promotores eran conscientes del mal lugar en el que llegaba Galicia a esta criba, pero la constatación del parón ha caído como una losa en un sector estratégico para la comunidad.

-Galicia era un referente eólico mundial hace solo cinco años. Ahora sabemos que en el 2012 caeremos al quinto puesto del ránking español, con lo que esto supone en pérdida de inversiones y empleo. ¿Por qué se llega a esta situación?

-Es evidente. Por la política económica de los últimos cinco años. Galicia no tramitó en su momento los megavatios que le correspondían, y no hemos llegado a tiempo. La política errática del Bloque, que intentó cambiar el modelo e instaurar la participación pública en los parques, coincidió con un período clave para la eólica en España. Se centraron en el nuevo concurso, y no tramitaron 970 megavatios que ya estaban admitidos a trámite. En los últimos cinco años, Galicia no hizo sus deberes en materia eólica, y otras comunidades hicieron bien las cosas. El resultado es lo que tenemos a hora.

-Si el concurso del BNG hubiera sido legal, y hubiera continuado adelante, ¿estaríamos ante otro escenario?

-No. La lista de admisiones a trámite salió en enero y los ganadores tuvieron de plazo hasta abril para presentar la documentación. Según la legislación, la tramitación habría durado otros seis meses, aunque la experiencia dice que habría sido entre año y medio y dos años. En cualquier caso, habría sido imposible. El registro de preasignación se cerró en junio.

-¿La política que se llevó a cabo en Galicia en estos años tiene toda la culpa?

-No. El Gobierno central ha cambiado las cartas del juego a la mitad de la partida, y se podría decir que, indirectamente, se han invadido las competencias de Galicia. Además, se ha metido a todas las comunidades en un mismo saco, cuando los criterios no son igual en todas. Galicia tiene una tramitación mucho más larga y garantista, aquí es mucho más complicado sacar un parque. Ninguna otra autonomía tiene un plan sectorial como el que requiere la Xunta. Seguramente hay parques inscritos en el registro con menos trámites hechos que alguno de aquí que se ha quedado fuera. De hecho, en Galicia hay parques construidos, con punto de interconexión a la red, que no han entrado y tendrán que esperar hasta enero del 2013. Dicho eso, hay que admitir que, incluso con unos criterios más objetivos, teníamos maduros muy pocos megavatios para salir, debido al parón antes mencionado.

-¿Qué se plantea hacer la patronal gallega?

-Le hemos ofrecido a la Consellería de Industria todo nuestro apoyo para cualquier actuación que se proponga. No descartamos acciones judiciales si es necesario para ayudar a la Xunta.

-¿Cuál es el panorama del sector, con este escenario y en plena crisis, con el futuro de muchas empresas amenazado?

-En este momento es muy preocupante. La política eólica se tiene que plantear más a largo plazo, pensando en el 2020. Si se ponen las bases, y aunque se haya perdido el tren de las primas, Galicia volverá a ser líder, porque, en cuanto al viento, somos más eficientes que nadie. Cuando se acaben las ayudas, aquí vamos a poder soportar mejor el nuevo escenario.

-Ofrecen su ayuda a la Xunta, pero la próxima semana aprobarán la nueva ley eólica, a la que ustedes se oponen.

-En su día, la EGA ya dijo que Galicia iba a perder el liderato, y se perdió. Que los parques singulares iban a provocar una carrera especulativa, y el Tribunal Superior acaba de anular un reparto de aquella época. Pusimos en duda la legalidad del decreto del BNG, y ahí está, parado en los tribunales. Ahora estamos diciendo que, a nuestro juicio, el canon y otros aspectos de la futura ley pueden ser anticonstitucionales. Esta opinión la basamos en lo ocurrido con otros impuestos similares, en Baleares y Extremadura, que fueron anulados por el Constitucional. Si se aprueba como está redactado, no nos queda otro remedio que tomar medidas. Que se implante el canon es muy preocupante, y más en este escenario que se acaba de dibujar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

«En los últimos cinco años, Galicia no hizo sus deberes en materia eólica»