«La gente prefiere morir aquí o ir a la cárcel, a casa no volvemos»

Unos 500 tractores siguen estacionados en la explanada del antiguo mercado de ganado de Salgueiriños en Santiago.


Los ganaderos gallegos dicen sentirse desamparados sin el paraguas de la Administración y por ello demandan un acuerdo que contemple un precio para la leche que les permita vivir de su trabajo, explicó en una entrevista con Efe uno de los socios de Ganaderos Unidos (GGUU), José Luis Ríos.

Ríos aspira a que ese acuerdo se consiga en la reunión que varios representantes de GGUU pidieron ayer a la Consellería de Medio Rural, durante la tractorada que rodeó la sede de la Xunta en Compostela, una convocatoria para la que le dieron de plazo la jornada de hoy pues, según uno de los portavoces de esta organización agraria, Andrés Señarís, la cita debería ser mañana.

Por ello, unos 500 tractores se encuentran estacionados en la explanada del antiguo mercado de ganado de Salgueiriños, a la espera de recibir a más compañeros que están siendo convocados hoy para así hacer más presión al Ejecutivo autonómico.

«Vamos a estar aquí hasta el final, vamos a juntar ganaderos hasta el final, cada día más, y vamos a aguantar. La gente prefiere o morir aquí o ir a la cárcel, pero a casa no volvemos», subrayó Ríos.

Este ganadero no quiere cerrar su explotación ni que ningún gallego tenga que hacerlo «y dejarle el mercado libre a los franceses», y ésa es la razón por la que si la Xunta no convoca la reunión para mañana ellos mismos citarán a las industrias una por una para el lunes.

«No son tantas -precisó-, son cinco o seis y casi las mismas que recogen en toda la Cornisa Cantábrica. Si sacas a Central Lechera Asturiana, Feiraco o cooperativas de la zona, las demás son multinacionales».

De no conseguir que acudan, advirtió en alusión a una industria gallega, otra de capital portugués y otra francesa que «no cumplen los contratos y tiran el precio de la leche», los ganaderos «vamos a pensar lo que vamos a hacer, pero desde luego vamos a tratar de hacerles daño, que entren en razón».

Entre otras acciones, prevén paralizar la recogida de leche y «conseguir escasez».

La problemática de los productores de leche pasa por lo que cobran por litro, que asciende de media a 27 céntimos en Galicia, estimó Ríos, cuando el pacto firmado este verano suponía un precio medio de 31 céntimos, para lo cual deberían cobrar entre 35 y 36 céntimos el litro, detalló.

Pero «nadie cumplió» ese acuerdo, denunció este socio de GGUU, ni las industrias ni la distribución ni el Gobierno, mientras ellos cobran «casi la mitad» del precio de la leche desde hace casi dos años afrontando más gastos de Seguridad Social, maquinaria, talleres, piensos o abonos.

Ríos lamentó que el campo «siempre» encuentre «trabas» al «no contar» con el apoyo de sindicatos, administraciones y políticos, obstáculos que a veces les hacen «perder un poco la moral» pero no les quitan «todas las ganas de terminar esto».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos

«La gente prefiere morir aquí o ir a la cárcel, a casa no volvemos»