«Si el capitalismo campa a sus anchas, habrá más burbujas»

El premio Nobel George A. Akerlof defiende la subida de impuestos aplicada en España


El doctor ha acertado en el diagnóstico del enfermo y le ha recetado el medicamento adecuado. Por eso ha remitido la fiebre y ya se puede hablar de un principio de recuperación. Ahora solo falta que el paciente acabe de tomar los antibióticos, y no tire las pastillas a la basura pensando que ya está como un roble. Pero si recae, habrá que recetar de nuevo. Eso sí, con sentidiño, que las medicinas (el déficit público) son caras y no hay para todos.

Este diagnóstico tan gráfico de la situación económica mundial fue expuesto ayer en A Coruña por el premio Nobel George A. Akerlof, catedrático de economía de la universidad californiana de Berkeley, y que llegó a Galicia invitado para impartir una conferencia en la Fundación Barrié. Para este afable profesor, que alterna traje y corbata con botas de alpinista, «la situación es ciertamente mejor de lo que se había previsto hace solo un año». «No sé si este es realmente el comienzo de una recuperación -explica-, debemos tener esperanza, pero no obstante, si surgen en el futuro noticias negativas, como una nueva caída de golpe en la Bolsa, tenemos que estar listos para continuar con las políticas macroeconómicas que se han implementado, es decir, seguir manteniendo los mercados crediticios y seguir fomentando los paquetes de estímulo».

El profesor Akerlof no se atreve a pronosticar cuándo saldrá España de la crisis ni, lo que es más importante, cuando se recuperará el mercado laboral: «El problema de España es que la tasa de paro es muy alta. El peso que el sector inmobiliario tenía en el empleo casi triplica al de EE.?UU. No estoy seguro de cuál debe de ser la solución española. Una medida que se ha aplicado, subir los impuestos, sí me parece una buena idea. Cada euro que el Gobierno gasta procedente de los impuestos se multiplica en los bolsillos de la gente -explica-. Yo mismo defendería esa medida en mi país». «En otras circunstancias -continúa-, España debería devaluar su moneda, pero en este caso no se puede hacer». Como compensación, opina, «la UE debería aportar ayudas a aquellos países que están tardando más en salir de la crisis».

Deberes para Obama

El catedrático californiano no tiene ningún inconveniente en darle buena nota en economía a Obama: «Ha adoptado medidas muy acertadas, se necesitaba un plan de estímulo, porque de no haberlo hecho habríamos entrado en una recesión al menos igual de virulenta que la del 29», asegura. Pero le pone deberes para el nuevo curso: «Es necesario algo más. Por ejemplo, una nueva ley de bancarrota. Con la ley actual, no hay diferencia entre una empresa que está quebrada y otra que hace las cosas bien. Cuando una sociedad se declara en quiebra, debería de haber una intervención automática de las autoridades, para defender a los acreedores y para velar por el interés general», opina. Además, considera imprescindible que de una vez por todas se aborde la regulación de los mercados financieros: «Hay que evitar por todos los medios que haya otra burbuja especulativa. En el futuro no debe prevalecer la máxima del todo vale. Si se deja al capitalismo campar a sus anchas, siempre tendremos burbujas económicas y grandes caídas al precipicio. Si no hay una regulación, la economía por si sola nunca será capaz de mantener un equilibrio. Los Gobiernos deben jugar el papel que les corresponde». A su juicio, las medidas supervisoras deberán de ser adoptadas inicialmente a nivel nacional, y cuando se compruebe que funcionan, alcanzar consensos a nivel global. «Creo que deberíamos fijarnos en España, que tiene un buen modelo de supervisión, exportable a otros países, como puede ocurrir también con el caso de Canadá». «Estados Unidos -explica- no fue el único país que sufrió los excesos de los mercados, pero en mi país los efectos fueron más visibles».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

«Si el capitalismo campa a sus anchas, habrá más burbujas»