El paro cae en Galicia por primera vez en dos años, con 8.000 desempleados menos

La economía sumergida y el desánimo de los demandantes maquillan la EPA en el resto de España


El número de parados bajó en Galicia en 8.200 personas en el tercer trimestre, hasta quedar en los 162.000, lo que supone una caída del 4,81%, el primer descenso desde que comenzó la crisis. La encuesta de población activa hecha pública ayer por el INE detecta también el primer aumento en el número de ocupados, que se incrementó en 3.700 personas. Es el primer brote verde del mercado laboral gallego, que se comienza a recuperar a mejor ritmo que el español.

En el conjunto del país, el número de parados bajó entre julio y septiembre en 14.100 personas, el primer retroceso desde junio del 2007, pero el número de ocupados descendió en casi 75.000. Esta paradoja a simple vista se debió a una caída en la población activa, que se redujo en 89.000 personas. Por ello, la tasa de paro siguió aumentando, hasta llegar al 17,93%, una centésima más que tres meses antes, lo que eleva el indicador al nivel más alto desde el cuarto trimestre de 1998, cuando llegó al 17,99%.

En Galicia, pese a que la población activa también se redujo (en 4.500 personas), la tasa de paro bajó por primera vez desde junio del 2007, y quedó en el 12,35%, cinco décimas menos que hace tres meses.

Esta disminución de la población activa se debe, según los expertos, a dos factores: por una parte, a que muchos españoles están renunciando a buscar una colocación ante las nulas perspectivas que ofrece el mercado laboral; y por otra, a que buena parte de quienes empezaron el verano en la lista de desempleados no se han integrado en la lista de ocupados, pero tampoco responden a los encuestadores del INE que estén buscando trabajo, puesto que ya lo tienen en la economía sumergida.

Las cifras de la Seguridad Social y los Servicios Públicos de Empleo (SPE, antiguo Inem) apuntalan estas tesis. Mientras la EPA recoge durante el tercer trimestre 14.000 parados menos, en los SPE se registraron 145.000 desempleados más. Mientras el INE cifra en 74.000 menos los ocupados, en la Seguridad Social la caída de afiliaciones asciende en el mismo período a 160.000.

Pocas peticiones de 400 euros

Estos datos demuestran que ahora mismo la crisis está dañando el segmento legal del mercado laboral, mientras crece el empleo sumergido. Esto explicaría, además, que a 30 de septiembre solo 52.252 españoles hayan solicitado la ayuda de 400 euros para parados sin prestación, cuando se estima que hay más de un millón de ciudadanos en este supuesto. En Galicia, los solicitantes apenas llegan a 2.532. Para acceder a los 400 euros hay que estar dispuesto a hacer cursos de formación, actividad incompatible en muchos casos con un empleo en el mercado negro.

La diferencia entre la EPA y el paro registrado no se da en el caso de Galicia. Además, el INE confirma el buen dato de afiliaciones a la Seguridad Social. Pero el saldo neto de ocupados en Galicia se debe a fuerzas contradictorias: hay 4.000 más en las construcción (debido al Plan E del Gobierno), 7.000 más en los servicios, debido al bum hostelero del verano, y 8.000 menos en la industria.

El análisis interanual es mucho más duro: España tiene un millón y medio de parados más que hace un año (Galicia, casi 50.000), lo que supone un incremento de casi el 60% en los peores doce meses experimentados por el mercado laboral en los últimos quince años.

La EPA permite descubrir además que la bajada general del desempleo corresponde a los inmigrantes, mientras que el número de parados españoles aumentó en 18.000 personas. Otro dato significativo es que el empleo perdido durante el último trimestre fue de calidad. La EPA reflejó 161.000 contratos indefinidos menos y 74.500 temporales más, la primera subida que experimenta el empleo precario en dos años.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

El paro cae en Galicia por primera vez en dos años, con 8.000 desempleados menos