La banca desata el primer batacazo bursátil del año


Después de un comienzo de año esperanzador, el 2009 empieza a recordar al aciago 2008. De hecho, la jornada de ayer trajo por momentos a la memoria de los inversores las dramáticas sesiones vividas en octubre y noviembre pasados. Al final del día, el Ibex se dejó en el camino un 4,03% ?-dejando así alto el listón del mayor descenso del ejercicio- y la cota de los 9.000 puntos. Cerró en 8.692,7 y en los peores momentos de la jornada llegó a perder más de un 5%. En el año baja ya un 5,47%.

Y el culpable de este primer gran varapalo del ejercicio fue el mismo que provocó algunas de las sesiones más agitadas del 2008: el vapuleado sector financiero. Tres referentes mundiales de la talla de HSBC, Deutsche Bank y Citigroup se encargaron de reactivar todas las alarmas. El primero de ellos reaccionó con un descalabro del 8% a un informe de Morgan Stanley que habla de unas necesidades adicionales de capital de 30.000 millones de dólares (unos 22.800 millones de euros) y de un posible recorte del dividendo por parte de la entidad. Deutsche Bank, por su parte, cayó un 9% tras sorprender a los mercados con unas pérdidas multimillonarias de 4.800 millones de euros en el cuarto trimestre del año pasado. Y Citigroup, en pleno proceso de desguace para asegurar su supervivencia, llegó a caer más de un 20% en Wall Street. ? Con este panorama, el descalabro fue generalizado en todo el sector y en todas las bolsas. En la española, el Santander retrocedió un 7,72%, afectado también por la opinión de los analistas de UBS, que consideran que ha llegado el momento de vender las acciones de la entidad que preside Emilio Botín. En el caso del BBVA, el descenso fue del 6,10%.? En definitiva, lo que planea sobre el mercado es la sospecha de que las millonarias ayudas puestas en práctica por los Gobiernos de medio mundo para evitar la debacle del sector financiero podrían no ser suficientes: se avecinan nuevas ampliaciones de capital y, sobre todo, políticas más austeras de retribución al accionista.

Debilidad del consumo

Por si las sombras que se ciernen sobre la banca no fueran motivo suficiente para el desánimo, los inversores tuvieron que digerir también ayer una caída de las ventas minoristas estadounidenses mucho más grave de lo previsto, y la declaración de bancarrota del gigante de equipos de telecomunicaciones canadiense Nortel.

Así las cosas, todas las plazas europeas cerraron sus puertas con importantes pérdidas. Londres fue la que peor suerte corrió, con un retroceso del 4,97%, y París la que mejor capeó el temporal: acabó con un descenso del 1,49%.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

La banca desata el primer batacazo bursátil del año