La Bolsa española ha perdido 338.000 millones de euros en 14 meses, el equivalente a casi un tercio del PIB nacional


El año toca a su fin y llega la hora de hacer balance en la Bolsa española. Pero, esta vez el holding que agrupa a los mercados nacionales, BME, se ha visto obligado a aparcar el tono entusiasta de otros ejercicios. Tanto es así que su presidente, Antonio Zoido, se refirió ayer al 2008 como «traumático» y el «más difícil desde el crac de 1929», en el que el comportamiento de las cotizaciones ha estado «marcado por la crisis del sector financiero y el drástico empeoramiento de las expectativas de la economía real».

Si no se produce ningún milagro, y en la bolsa no suele haberlos, este ejercicio pasará a los anales como el peor de la historia del Ibex, que acumula un varapalo del 40%. Una caída, en cualquier caso, equiparable a las sufridas por el resto de las grandes plazas financieras del mundo: de un 45% para el paneuropeo Eurostoxx 50, de un 42% en el caso del DAX alemán, de un 43% para el CAC 40 francés, de un 46% para el Nikkei japonés y de cerca de un 40% para el estadounidense S&P 500.

Y es que la Bolsa ha sido una de las principales víctimas y un fiel reflejo de los vientos de crisis que soplan en todo el planeta. Y la mejor muestra de ello es el dato más sangrante desvelado ayer por Zoido: desde octubre del año pasado, las empresas cotizadas han visto reducido su valor en 338.000 millones de euros, una cifra equivalente al 32% del PIB nacional. En conjunto, las bolsas mundiales se han dejado en el camino la friolera de 30 billones de dólares (casi 22 billones de euros), más que el producto interior bruto de Estados Unidos y Europa juntos.

En su tradicional discurso de Navidad, el presidente de BME defendió, eso sí, que la crisis ha reforzado «el papel ejemplar» del mercado de valores «en la economía y en el sistema financiero». En este sentido, explicó que, frente a la sequía generalizada «las bolsas han sido, junto a los bancos centrales, casi los únicos proveedores de liquidez».

Punto de inflexión

En cualquier caso, y tras ensalzar la significativa presencia de los inversores particulares en el mercado español, Zoido reconoció que el 2008 constituirá un punto de inflexión en el ahorro de las familias, que se reducirá por primera vez desde la década de los noventa. Hasta junio, los activos financieros de los hogares españoles se elevaban a 1,8 billones de euros, un 5,8% menos que en el 2007 y un 1% menos que en el 2006.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La Bolsa española ha perdido 338.000 millones de euros en 14 meses, el equivalente a casi un tercio del PIB nacional