El rescate de AIG no apacigua a la Bolsa

El temor a nuevos derrumbes dentro?del sector financiero sume a los mercados en el pesimismo


Los rescates de gigantes en apuros se multiplican: Bank of America compró el lunes Merrill Lynch; la Reserva Federal (Fed) tendió la mano el martes a AIG con un crédito puente de 85.000 millones de dólares (unos 60.000 millones de euros), a cambio del 80% de su capital, en la mayor intervención de una empresa privada de la historia del organismo; Barclays confirmó ayer que comprará activos de Lehman Brothers por valor de 1.750 millones de dólares (unos 1.227 millones de euros) y HBOS, la mayor entidad hipotecaria del Reino Unido, será adquirida por Lloyds con la bendición del Gobierno británico. Pero el miedo campa a sus anchas por las bolsas y los inversores piensan ya en quiénes serán las próximas víctimas de la crisis. En las quinielas figuran los nombres de los estadounidenses Wachovia y Washington Mutual, al que la agencia Standard & Poor's otorgó el martes una calificación equivalente a la de los bonos basura; y también alguno de los grandes monstruos europeos como el suizo UBS. Incluso hay quien duda del todopoderoso banco de inversiones norteamericano Morgan Stanley, que, según la prensa estadounidense, está sopesando la posibilidad de fusionarse con otra entidad.

Así las cosas, si bien la decisión de la Fed de nacionalizar AIG -haciendo bueno el dicho «demasiado grande para dejarlo caer»-, actuó como un bálsamo para las bolsas europeas, su efectos fueron efímeros. Tan pronto como Wall Street abrió sus puertas con un marcado signo negativo, las ganancias se tornaron en pérdidas a este lado del Atlántico. El Ibex, que llegó a ganar durante las primeras horas del día un 1,8%, acabó perdiendo un 2,29%, con los bancos como principales damnificados (el Santander fue el más golpeado por las ventas, con un retroceso del 5,58%). El principal indicador de la Bolsa española terminó el día en 10.661,4 puntos, su nivel más bajo desde diciembre del 2005. Londres cayó un 2,25%, Fráncfort se dejó un 1,75% y París bajó un 2,14%. Al cierre de las plazas europeas, Wall Street encajaba un varapalo del 3%.

Preocupación

Para algunos analistas, la nacionalización de AIG supone una muestra de la magnitud de la preocupación de Washington ante la posibilidad de que colapse un nuevo gigante financiero. La operación de rescate sorprendió a los mercados, especialmente después de la negativa de la autoridad monetaria a socorrer al agonizante Lehman Brothers. «La Reserva y el Tesoro siguen reaccionando ante las situaciones, más que afrontarlas directamente, y ahora han creado incertidumbre sobre qué firmas tienen derecho a ser rescatadas y cuáles no», aseguraba ayer Merrill Lynch, adquirido el lunes por Bank of America.

«Los 60.000 millones de euros que le ha prestado la Fed a AIG son insuficientes para borrar la desconfianza de los inversores», señalaba ayer un operador. Los fondos otorgados a la aseguradora, equivalentes a más de cinco veces los Presupuestos de la Xunta para este año, estarán a su disposición durante dos años y deberán ser devueltos a la Reserva Federal con sus correspondientes intereses. A cambio, AIG se ha comprometido a desprenderse de algunos activos para conseguir liquidez cuanto antes.

En cualquier caso, la decisión de las autoridades estadounidenses de rescatar a la compañía da una idea clara del papel que esa firma desempeña en el sistema financiero internacional y cuya deuda ha sido adquirida por bancos e instituciones de todo el mundo, que ahora ven peligrar su cobro.

La Administración Bush defendió ayer su actuación en el caso AIG, informa Efe. En su rueda de prensa diaria, la portavoz de la Casa Blanca, Dana Perino, indicó que el riesgo de colapso de la aseguradora representaba una amenaza mucho mayor que el coste del rescate. «Algunas de estas compañías son tan grandes que dejarlas caer causaría un daño muy importante a la economía», sostuvo Perino, que no descartó la posibilidad de otras intervenciones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El rescate de AIG no apacigua a la Bolsa