Las cargadoras se plantean medidas para evitar volver a sufrir un bloqueo de estas características


La calma que hubo por la mañana hacía presagiar el inicio de la desmovilización. Hubo algunas caravanas de camiones escoltados, como Celsa, de A Laracha, de donde salió un convoy con 21. En la mayoría de las empresas que fueron el punto de mira de este paro se apreciaban movimientos de carga para salir de viaje.

Las fábricas están planteando medidas para evitar que un paro de este tipo vuelva a paralizarlas. Algunas valoran disponer de flotas propias.

El responsable de Leche Celta, que el pasado viernes tenían casi cuatro millones de litros de leche inmovilizados, indicó que ayer habían empezado a salir los camiones con leche al mercado nacional (fuera de Galicia) puesto que los huelguistas habían cumplido con unos servicios mínimos. Por ello aseguran que la recogida de leche a los productores no se verá afectada si bien sostienen que sería muy difícil que llegaran a tomar esta medida.

La maderera Unemsa, de Carballo, admitió que desde que comenzó el paro solamente cargaron dos o tres camiones. Fuentes de esta firma indicaron que no habían pedido escolta de la Guardia Civil para no forzar a los transportistas.

Empresas como Tablicia, de Lugo, estaban ayer a la expectativa de lo que pudiera ocurrir durante la jornada. Esta fábrica de tableros lucense lleva parada desde el inicio del conflicto, según confirmaron fuentes de la industria. En sus instalaciones, al igual que en las del resto de las fábricas diana de los piquetes, se acumula mercancía pendiente de distribuir.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Las cargadoras se plantean medidas para evitar volver a sufrir un bloqueo de estas características