Evitar el cambio climático solo costará 156 euros por cada europeo


Si los europeos quieren apostar de verdad por la lucha contra el cambio climático deben jugarse su dinero en el envite. Y el precio que tendrán que pagar por desarrollar una economía respetuosa con el medio ambiente y evitar un cataclismo parece asumible: tres euros por persona a la semana, es decir 156 euros al año por cabeza. Son más de 60.000 millones de euros, pero apenas un 0,5% del PIB comunitario.

La Comisión Europea presentó ayer un ambicioso paquete de propuestas legislativas para hacer efectivo el compromiso al que llegaron el pasado mes de marzo los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión, que prometieron liderar la lucha mundial contra el calentamiento del planeta y garantizar un crecimiento económico compatible con la protección de los recursos naturales.

El plan pretende que los Veintisiete reduzcan sus emisiones de CO2 un 20% en los próximos doce años, y que en el año 2020 el 20% de su consumo eléctrico provenga de fuentes de energía limpias y renovables, como la eólica, en la que Galicia presenta un potencial inmejorable, y también la solar, la geotérmica y la derivada del aprovechamiento de la biomasa. Además, se promoverá decididamente el uso de los biocombustibles en el transporte por carretera, para conseguir que en esa misma fecha los ecocarburantes representen al menos un 10% del gasto energético de coches, camiones y autobuses.

Hoja de ruta

El Ejecutivo comunitario ha tardado diez meses en elaborar la hoja de ruta que deberá seguir la Unión para lograr esos objetivos, cuyos costes recaerán principalmente en las industrias eléctricas propietarias de centrales térmicas, las más contaminantes. Serán sometidas a partir del 2013 a un nuevo régimen que redistribuirá los derechos de emisión de gases de efecto invernadero por sectores y no por países, como sucedía hasta ahora.

«La industria eléctrica es la responsable de la mayor parte de las emisiones de la Unión Europea, y deberá pagar de forma completa desde el inicio del nuevo régimen», dijo ayer el presidente de la Comisión, José Manuel Durão Barroso, quien presentó en Bruselas la nueva estrategia energética junto al comisario de energía, Andris Piebalgs, y la comisaria de Competencia, Neelie Kroes.

La Comisión no es ajena al hecho previsible de que las industrias no tardarán en repercutir en los consumidores los costes del nuevo sistema, lo que podría provocar que el recibo de la luz suba una media de entre un 10 y un 15% entre el 2013 y el 2020. Pero Bruselas advierte de que los europeos lo pagarán mucho más caro si no adoptan medidas drásticas para acotar ya el cambio climático. En primer lugar, porque la alternativa es dejar vía libre a la catástrofe y empeñar el futuro del planeta y de las generaciones venideras. Y en segundo término, porque los 156 euros por ciudadano y año que cuesta su propuesta apenas son nada si se los compara con los 12 billones de euros -unos 25.000 euros por habitante- que perderá la economía del continente si el fenómeno sigue agravándose en los términos que prevén los científicos.

Industrias y gobiernos

De momento, el plan de Bruselas ha obtenido una tibia acogida. La industria ha puesto en principio mala cara, pero algunas empresas, como Iberdrola, han saludado la iniciativa celebrando la decidida apuesta por las energías renovables.

Lo mismo sucede con los Veintisiete, que deberán abrir ahora un proceso de negociación y debate para evaluar el proyecto legislativo y convertirlo en ley a lo largo de este año. El Gobierno español se mostró ayer satisfecho con la base de partida que ha puesto la Comisión encima de la mesa, que a juicio de la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, «contienen un criterio de equidad que ha tenido en cuenta en gran medida las peticiones» españolas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Evitar el cambio climático solo costará 156 euros por cada europeo