El comité de empresa de Añón teme que Celsa cierre la planta como hizo con Sidegasa en 1988


la voz | carballo

La compra de Siderúrgica Añón por parte del grupo Celsa, de Barcelona, ya ha movilizado al comité de empresa de la fábrica de A Laracha, que teme que la operación tenga las mismas consecuencias que la de Sidegasa, que fue cerrada en 1988 tras caer en manos de la firma catalana. Una representación de los trabajadores se reunió ayer con el conselleiro de Innovación e Industria, Fernando Blanco, para manifestarle su preocupación por el modo en que se ha producido el cambio de propietarios, que sólo está pendiente de una auditoría interna y del informe del Tribunal Europeo de la Competencia.Los empleados de Siderúrgica Añón reclaman al nuevo dueño de la fábrica de Lendo, en A Laracha, que presente un plan industrial para garantizar el futuro de los trenes de laminado. Por otro lado, hoy a las cinco celebrarán una asamblea para analizar la situación. Por su parte, el sindicato CIG lamentó que no se haya aprovechado la oportunidad de que una empresa gallega sea puntera en el mercado internacional del acero, y criticó duramente a Manuel Añón por deshacerse de sus factorías. El BNG de A Laracha no fue más suave en sus apreciaciones sobre la venta, que calificó de mala noticia para Galicia y de «traizón». Los nacionalistas no descartan que Celsa se haya hecho «coa factoría de Lendo para desmantelala». Recuerdan, además, que Siderúrgica Añón ha recibido «importantes aportes económicos» de la Xunta a través del Igape y que la Consellería de Innovación estaba tratando de «artellar os mecanismos necesarios» para solucionar los problemas energéticos de la empresa.? También en el puerto de A Coruña ha sembrado inquietud la enajenación de la fábrica larachesa. Tanto la Autoridad Portuaria como las empresas estibadoras y consignatarias están preocupadas. Siderúrgica Añón importa palanquilla y alambrón por el puerto coruñés, y el crecimiento de esta industria ha convertido a Añón en el primer cliente del muelle en el ámbito de la mercancía general, con cerca de 700.000 toneladas trasegadas en el 2005. La empresa de A Laracha tiene incluso dos barcos fletados durante todo el año para su servicio, y uno de ellos lleva el nombre de Andrea Añón , una de las hijas de Manuel Añón.Cierre en TeixeiroSin embargo, lo que más preocupa es que se repita la historia de Sidegasa. Este caso fue uno de los episodios más convulsos de la reconversión industrial de los años ochenta en Galicia. La factoría de Teixeiro, que también cayó en manos de Celsa, echó el cierre en 1988, dejando en la calle a más de 500 trabajadores. La firma catalana escogió la planta coruñesa dentro del plan diseñado para poder acceder a los beneficios de la reconversión del sector.Sidegasa se había declarado en suspensión de pagos en 1981 y sus problemas financieros se agravaron con la entrada en la Comunidad Europea, puesto que las normas comunitarias bloquearon un paquete de ayudas por valor de mil millones de pesetas de entonces. Durante el proceso de cierre, que se prolongó durante meses, la plantilla protagonizó sonoras movilizaciones, la más curiosa cuando zarandearon el coche de Alfonso Guerra en el aeropuerto de Alvedro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El comité de empresa de Añón teme que Celsa cierre la planta como hizo con Sidegasa en 1988