Castilla y León elimina el pago del impuesto de sucesiones

La Xunta anunció en marzo la posibilidad de suavizar en Galicia este gravamen


Castilla y León eliminará, a partir del 1 de enero, el impuesto de sucesiones para herencias directas entre cónyuges, padres e hijos. La medida implica que esa comunidad popular dejará de recaudar 144 millones de euros anuales por este concepto. La materialización de esta iniciativa que es un compromiso de legislatura del presidente del Gobierno regional, Juan Vicente Herrera, forma parte del anteproyecto de Ley de Medidas Financieras para el 2007, presentado ayer por la consejera de Hacienda, Pilar del Olmo.Del Olmo explicó que los 144 millones que la Junta dejará de ingresar por esta supresión se compensarán a la hora de cuadrar el presupuesto con la «buena marcha» de la recaudación de impuestos generales e IVA, en gran parte gracias «al aumento del empleo» y al hecho de que «la economía regional sigue creciendo a ritmos superiores al 3%».Las razones esgrimidas por Pilar del Olmo para eliminar este impuesto son la equiparación a las comunidades autónomas limítrofes que ya lo han anulado, con lo que se difumina la posibilidad de cambios de domicilio por razones fiscales, y la discusión existente en la justicia tributaria sobre la legalidad de esta carga, puesto que se considera que los contribuyentes ya han cumplido en vida con sus deberes fiscales.Otra novedad de este anteproyecto, que será remitido de inmediato al Consejo Económico y Social (CES) para su dictamen, es la reducción ?de 10 a 5 años? del plazo de mantenimiento de lo adquirido en las donaciones de empresas familiares.La que de momento parece no sumarse al grupo de comunidades que ya han eliminado el impuesto que grava a las herencias directas es Galicia. El pasado mes de marzo, la Xunta anunció la posibilidad de suavizar este gravamen debido a la competencia fiscal abierta entre las distintas autonomías.Actualmente, en Galicia una herencia puede disponer de la exención total del impuesto o de una reducción del 99% en casos muy excepcionales y concretos.AplicacionesEsas bonificaciones fiscales pueden aplicarse cuando el beneficiario es menor de 21 años, caso en el que disfruta de una reducción máxima de un millón de euros, cantidad a la que se pueden sumar otros 100.000 euros por cada año que le falte al heredero para llegar a esa edad; cuando es discapacitado, circuntancia en la que la reducción podrá variar entre los 108.200 y los 216.400 euros en función del grado de discapacidad; cuando se trata de explotaciones agrarias, empresas individuales, negocios o participaciones en entidades que tengan la consideración de pequeñas y medianas empresas, casos en los que la reducción puede llegar al 99%.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Castilla y León elimina el pago del impuesto de sucesiones