El control de Endesa daría a Gas Natural el monopolio de las regasificadoras

B. Couce FERROL

ECONOMÍA

Galicia teme que la compañía catalana prime otras plantas y ralentice la de Ferrol La empresa que preside Gabarró elude explicar sus planes de futuro para las terminales

12 sep 2005 . Actualizado a las 07:00 h.

Gas Natural se hará prácticamente con el monopolio del sector de la distribución del gas en el país si culmina con éxito la opa lanzada sobre Endesa. Precisamente, la compra de la eléctrica permitiría a la compañía catalana entrar en el accionariado de las plantas de regasificación que aún no controla, es decir, las que se construyen actualmente en la ría de Ferrol y en Sagunto (Valencia). Endesa tiene una participación significativa en ambas, puesto que en la primera controla el 21% del capital y en la segunda, el 20%. Aunque empieza a rebajar su presencia en Enagás, Gas Natural aún mantiene más del 19% de las acciones de esta compañía, propietaria de las plantas de regasificación de Barcelona, Cartagena y Huelva, las tres en proceso de ampliación. Además, aunque indirectamente, la empresa que preside Salvador Gabarró tiene poder de decisión sobre la planta de gas de Bilbao, ya que Repsol, segundo accionista en Gas Natural, tiene el 25% de representación en el consejo de la terminal vasca. Si la opa llega a buen puerto, la compañía catalana también entraría en el consorcio Medgaz, que promueve el gasoducto de conexión entre España y Argelia. Endesa tiene en este proyecto una participación del 12% e Iberdrola otro tanto, aunque la mayor representatividad la ostentan Cepsa y la argelina Sonatrach, con un 20% de las acciones cada una. Los críticos de la opa no han dejado de repetir que la operación supondrá una concentración monopolística en el sector del gas y que se abren nuevos interrogantes sobre cuál será la estructura y orientación de las distintas terminales regasificadoras. En Galicia tampoco dejan de crecer las voces que recuerdan la posición hostil que mantuvo Gas Natural con el proyecto de Reganosa. «Es un escenario bastante aleccionador para imaginar sus intenciones respecto al futuro de nuestros grandes proyectos», advierte Iniciativa Empresarial del Noroeste. Preocupación Fuentes próximas al sector gasístico abundaron en su preocupación sobre Reganosa. Aunque pocos parecen dudar de que la planta vaya a terminarse, sí inciden en cuáles serán las decisiones de Gas Natural. Esta empresa tiene concentrado su negocio en Cataluña, Levante y el sur peninsular, por lo que podría primar la actividad en las terminales de Barcelona, Cartagena y Huelva y dedicar la gallega a almacenamiento, ralentizando otras actividades, como las de recepción y regasificación del gas.