Los desafíos de la competitividad de la economía gallega

Análisis | Galicia pierde atractivo El autor analiza en este artículo las razones que explican las dificultades de la comunidad para ganar cuota de mercado en un entorno de globalización


catedrático de economía. ex presidente de la xunta

Los últimos informes lo dicen muy claro, la economía gallega está perdiendo competitividad, lo que demuestra una continua pérdida de atractivo. Ello quiere decir que la capacidad de conquistar y ganar una cuota de mercado en la actual economía global es cada vez menor y que la distancia o brecha en relación a otras economías y territorios se ensancha. O sea, empeoramos progresivamente.Los análisis realizados por el World Economics Forum y el IMD nos indican cómo debemos medir la competitividad de los países. De una parte, tenemos factores endógenos, viejos conocidos de nuestra economía, tales como la reducida inversión en infraestructuras o en I+D, el subempleo y la formación o la cualificación de la mano obra. Existen otros de orden externo, como los referidos a las condiciones relacionadas con los aspectos cambiarios, monetarios y financieros; y, finalmente, un tercer grupo lo componen los factores derivados de problemas concretos, como por ejemplo, la asignación de derechos de contaminación en aplicación del Protocolo de Kioto. Echando un vistazo a los mencionados factores podemos decir que Galicia está atrapada desde hace años en los puestos intermedios, pero sin subir escalón alguno. En plena era de la globalización y con todos los países y empresas compitiendo por arriba en innovación y en empleo cualificado, no vale apostar por debajo, en base a la consideración de ofertar y demandar mano de obra barata. En la medición de la competitividad se mezclan factores macro y microeconómicos. Paul Krugman afirmaba que «son las empresas quienes compiten y no los países», y Michael Porter refrendaba que «una economía no puede ser competitiva a menos que las empresas que operan en ella lo sean». Por eso, debemos plasmar las principales variables a tener en consideración para mejorar nuestros ratios de competitividad. Galicia presenta rasgos que denotan un modelo demasiado castizo y periclitado. Entre los más reseñables, citaremos los siguientes:Baja productividad.Las mejoras en el incremento del empleo no se traducen en ganancias de productividad. De esta forma, al no distinguirnos por una especialización tecnológica clara y abierta, añadimos escaso valor a nuestros productos respecto a los competidores. No es bueno ganar en productividad por vía de precios -esto es, apostar por la baja calidad de los productos-, sino que es recomendable plantear estrategias de diferenciación de bienes respecto de nuestros competidores por vía calidad y por distintas gamas de producción.Escaso valor añadido.Una parte reseñable de la demanda gallega se satisface con importaciones y no por medio de la propia producción gallega, lo que subraya una carencia de integración productiva de nuestra economía y la existencia de procesos productivos incompletos que restan eficiencia al conjunto económico territorial. Ello no hace más que demostrar la falta de vigor de nuestro modelo.?Poca especialización.Nuestras ventajas comerciales se asocian a sectores de perfil tecnológico medio-bajo o bajo, en tanto que nuestras desventajas se vinculan a sectores de perfil medio alto o alto. Las compras y los requerimientos de los hogares gallegos no compensan las desventajas que presentan aquellas actividades poco especializadas, aumentando nuestros niveles de vulnerabilidad y dependencia.Formación y cualificación técnica.No somos precisamente la región europea con mayor inversión per cápita en I+D o con mejores índices en lo tocante a formación. Ello supone que el menor perfil profesional existente repercute en los grados de especialización y en la calidad de los productos ofertados al mercado. La asignatura pendiente de la innovación y formación continúa siendo nuestro mayor reto .Limitación de los mercados.Nuestras producciones están muy orientadas al mercado nacional y europeo, por tanto dependemos de la evolución de la economía de los Veinticinco para ampliar nuestro potencial de crecimiento. Sería conveniente apostar por otros mercados internacionales emergentes y seguros en los que desarrollar nuestras posibilidades y aprovechar nuestras ?potencialidades.Desarrollo de las infraestructuras y mejora de la conectividad.El anclaje territorial de Galicia debe ser superado por medio de nuevas infraestructuras, dotaciones y equipamientos que respondan a las funciones actuales de los modelos económicos de vanguardia. A la vez, para superar los sistemas de transportes y comunicaciones de corte radial y dependientes de centros históricos, debemos plantearnos el desarrollo de la intermodalidad y la accesibilidad con los nuevos ejes de desarrollo europeo para salvar los constreñimientos y encapsulamientos existentes hoy en día. 7 Dimensión empresarial. La eficiencia productiva y la garantía de promover un esfuerzo duradero de un territorio requiere de la existencia de empresas con tamaño adecuado y con una organización lo suficientemente flexible, adaptable a los cambios y presta a la innovación permanente. Galicia todavía adolece de unidades económicas de pequeña dimensión y escasa vocación emprendedora.Horizonte temporal.Es preciso sustituir los modelos cortoplacistas por estrategias a medio plazo, en la que los agentes económicos, sociales e institucionales sean capaces de aceptar los escenarios de futuro que se avecinan y prepararse para afrontar con garantías de éxito las tareas que les han sido encomendadas.Resumiendo, si queremos ser competitivos, debemos recordar que son tres los ejes sobre los que se debe actuar: infraestructuras y accesibilidad (comprende dotaciones infraestructuras básicas y tecnológicas); recursos humanos (abarca empleo, cualificación técnica y productividad); y factores productivos (incluye cultura empresarial, ?especialización productiva, innovación y capitalización). Sin ellos y sin una combinación adecuada de los mismos, la inercia nos encaminaría hacia peores posiciones en el ránking.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Los desafíos de la competitividad de la economía gallega