El centro económico de España se desplaza hacia el este

Análisis | Cambios en el dinamismo territorial El autor constata en este artículo el retroceso económico y demográfico que han experimentado las provincias cantábricas y gallegas en relación a los promedios del conjunto de España


Catedrático de Economía. Ex Presidente de la Xunta.

Hace ya bastante tiempo que son conocidos los trabajos que buscan localizar los centros de gravedad económica y demográfica españoles. Tratan de identificar el lugar en donde se concentra «de manera teórica» la población, el desarrollo económico y las actividades financieras.Los análisis de Juan Plaza Prieto en los años 40 fueron continuados por el Servicio de Estudios del Banco de Bilbao y, posteriormente, por el profesor Ramón Tamames, allá por 1968. Últimamente, Funcas realiza tal tarea y muestra, en consecuencia, cómo se lleva a cabo el mencionado desplazamiento de los epicentros económicos y determina cuál es el lugar geográfico equidistante entre todos los territorios españoles en cuanto a los niveles económicos. De los citados deslizamientos resaltaríamos varias conclusiones. Entre los años 1955-1985 se aprecia un continuo desplazamiento en dirección sudeste, aunque más intenso en sentido este. De esta forma, el centro se situaba en las cercanías de Cifuentes (Guadalajara). Corresponde esta dinámica a un fuerte desarrollo económico del Arco Mediterráneo, área que se extiende desde Gerona hasta Málaga, acompañada de una mayor expansión demográfica. El centro de gravedad se situaba en 1955 en el punto de intersección que responde a las coordenadas de 45 kilómetros al norte y 82 al este de Madrid, para ubicarse en 1985 a un punto situado a 33 kilómetros al norte y 99 al este de Madrid.? En el período comprendido entre 1985-1998, el desplazamiento del centro de gravedad se sitúa a 27,5 kilómetros al norte y 98,6 al este de Madrid, lo que suponen un acercamiento a la capital, pero manteniendo el sentido hacia el este; mostrando, por lo tanto, un mayor deslizamiento hacia el sur y más lento hacia el este. Se debe tal movimiento a la fuerte concentración de la población y de la renta en el área mediterránea que gana un 2,38 y un 2,25% respectivamente sobre el total español en el período considerado. Estas dinámicas significan y ponen de manifiesto que desde la óptica del noroeste peninsular la tendencia ha sido la contraria. La participación de las provincias del Cantábrico y de Galicia experimentan una pérdida de alrededor del 6,48% de la población y el 9,37% del producto interior bruto, evidenciando, en consecuencia, un notable deterioro en contraposición al auge del sudeste peninsular. De ahí, que en fases de fuerte competencia y de apertura de mercados, la rivalidad territorial juega en contra de nuestras ventajas locacionales que no son capaces de seducir y de atraer posibilidades de desarrollo superiores a los de otras zonas. Los últimos datos correspondientes a comienzos del siglo XXI continúan mostrando la misma tendencia: un desplazamiento hacia el sudeste. Funcas al presentar el mencionado informe revela dos cuestiones de interés. La primera es que en el período comprendido entre 1985-2000, la tendencia ha continuado la misma trayectoria; o sea alejándose del norte y aproximándose al este, al punto que el centro de gravedad se acerca más a Madrid, y ahora está situado a 24 kilómetros al norte y alejándose hacia el este, ubicándose el epicentro económico en las proximidades de Villanueva de Alcorcón, en la provincia de Guadalajara. La segunda nota importante es que se aprecia un retroceso económico y demográfico de las provincias cantábricas y gallegas en relación a los promedios españoles. Dicho de otra forma, es evidente un empuje demográfico y económico del Arco Mediterráneo sobre la otra parte del territorio español.Las agujas del relojSi quisiéramos explicarle a los alumnos universitarios cuáles fueron los grados de desplazamiento del desarrollo económico podríamos utilizar las agujas del reloj. Antes el eje venía marcado cuando el reloj estaba situado en las cinco menos cinco. Lo que estaba situado a la izquierda de la esfera era la zona menos desarrollada. En la actualidad, el reloj nos marca las cuatro y cinco, y, en consecuencia, el área situada a la derecha es la más desarrollada.Podemos observar que las zonas más dinámicas son más reducidas; con fuerte tendencia a la polarización territorial y a la concentración económica. Son las manifestaciones reveladas a partir del análisis de los desplazamientos de los centros de gravedad económicos.? En suma, las regiones dinámicas españolas son cada vez menos numerosas pero con mayores tasas de aumento de sus niveles de crecimiento; forman un club de territorios muy selectivos y desean poner en marcha políticas de eficiencia más que de equidad. Galicia, por tanto, debe seleccionar tanto con quién se alía para defender sus posiciones estratégicas y debe saber qué hacer a la hora de la plasmación de inversiones y de planes de acción. Un error en ambos ejes es la apuesta por la marginalización. Un acierto es plantear coherentemente los planes de desarrollo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El centro económico de España se desplaza hacia el este