Kirchner y el multimillonario Carlos Slim quieren frenar a las firmas españolas

Las principales afectadas son las compañías de telecomunicaciones como Telefónica El presidente se vale del mexicano para formar un nuevo poder empresarial


buenos aires

En la galería privada de su mansión en el Distrito Federal de México, adornada con obras de Monet, Degas y Van Gogh, Carlos Slim, el empresario más rico de América Latina, expresó ante un periodista de la revista Newsweek : «Desde que empezamos a aplicar el modelo impuesto por el Fondo Monetario Internacional, hemos tenido dos décadas sin crecimiento per cápita. No fue bueno para nuestros países y prueba que algo está profundamente equivocado». Este nuevo papel de crítico del sistema suena realmente extraño en este hombre de 63 años al que llaman El Ingeniero , pero quienes lo conocen aseguran que es su nuevo discurso para conquistar a los líderes latinoamericanos como Chávez y Kirchner que están enfrentados al FMI por su deudas sin pagar.Ahora Carlos Slim y Néstor Kirchner se han convertido en un duo casi inseparable. De hecho, el presidente argentino se está valiendo del mexicano para conformar un nuevo poder empresarial que sea más próximo a sus intereses y que sirva para poner freno al papel preponderante de las compañías españolas, en especial en el área de las telecomunicaciones.Felipe González, contactoSlim, que conoció a Kirchner a través de Felipe González y Carlos Bettini, seguramente el próximo embajador argentino en España, sabe moverse por los ambientes políticos y la última prueba de ello fue su promesa de invertir parte de su fortuna en la empresa Yacyretá, una central hidroeléctrica argentino-paraguaya que, en su momento, fue calificada de «monumento a la corrupción» por la cantidad de dinero que se invirtió en ella sin obtener los resultados deseados. Slim se comprometió a esta inversión en el momento justo en que Argentina pasa por una de sus peores crisis energéticas. ¿Qué interés podía tener el mexicano en una empresa eléctrica? Ninguno. A primera vista, el multimillonario sólo quiere ganarse el favor de Kirchner, ya que su verdadero objetivo en Argentina es aumentar sus inversiones en telefonía móvil, donde está en directa competencia con Telefónica, pelea que se repite en el resto de América Latina. El mexicano es, entre otras cosas, el propietario de Telmex, la empresa de telefonía mexicana que controla el 90% del sector en el país y que acaba de anunciar que comprará la chilena Chilesat, la adquisición del 80% de la argentina Techtel, mientras que en Brasil espera la luz verde oficial para hacer lo mismo con Embratel.En Argentina, hasta el momento, Slim es dueño de CTI Argentina (telefonía celular), empresa que posee el 17% del mercado, y pretende, con nuevas inversiones, llevar la tecnología GSM a todo el país. Otro gesto de la amistad con Kircher es que Slim anunció en estos días que su empresa CTI no aumentará las tarifas hasta el año que viene, tal como quiere el líder argentino. Ese incremento es algo que las compañías españolas vienen reclamando desde hace un año sin ser escuchadas. Entre su gente de confianza, como el ministro de Planificación Julio de Vido, Kirchner, habría puesto a Carlos Slim como modelo de empresario y sobre todo porque «es un hombre que no está manchado por el menemismo». Poco a poco el presidente argentino prepara su ofensiva final contra las empresas que fueron privatizadas en los 90, la mayoría de origen español.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Kirchner y el multimillonario Carlos Slim quieren frenar a las firmas españolas