Los problemas contables de Adecco amenazan con desatar otro escándalo


reuters | zurich

La mayor firma de servicios de trabajo temporal del mundo, la suiza Adecco, anunció ayer que había encontrado irregularidades contables en sus resultados, lo que retrasará la publicación de las cuentas correspondientes al 2003. La noticia sorprendió a los inversores y provocó el desplome de las acciones en Bolsa. Y es que los mercados relacionaron el escueto comunicado sobre los problemas contables de Adecco con la ola de escándalos financieros que han sacudido en los últimos tiempos al mundo corporativo y que han afectado a gigantes empresariales como Enron, Ahold o Parmalat. En este escenario, los títulos llegaron a perder hasta el 48% en los peores momentos de la sesión.«Las razones para el retraso en completar la auditoría incluyen la identificación de debilidades concretas en los controles internos de las operaciones de Adecco Staffing en Norteamérica», señaló la compañía suiza en su escueto comunicado. También aludió «a posibles problemas de contabilidad, control y conformidad de los resultados en algunos países». Añadió que ha elegido a un abogado anónimo e independiente para dirigir las investigaciones. En este sentido, un portavoz de la compañía aseguró que la filial española del grupo suizo Adecco no se encuentra entre las subsidiarias de la firma helvética que serán inspeccionadas.Morgan StanleyPor otra parte, el Tribunal de Comercio de París condenó ayer al banco de negocios estadounidense Morgan Stanley a pagar 30 millones de euros en concepto de daños morales al grupo de lujo francés LVMH. El tribunal indicó que se reserva el derecho a completar esta condena. El grupo reclamaba 100 millones de euros por los informes «erróneos y sesgados» de la analista de Morgan Stanley, Claire Kent.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Los problemas contables de Adecco amenazan con desatar otro escándalo