UGT denuncia a una firma de Padrón en vía penal por explotar a su plantilla

Mario Beramendi Álvarez
Mario Beramendi SANTIAGO

ECONOMÍA

Es la primera vez en Galicia que se produce una acción legal de este tipo contra una empresa

16 dic 2003 . Actualizado a las 06:00 h.

?l sindicato UGT, en una decisión que no tiene precedentes, ha acudido a la vía penal para denunciar presuntas prácticas delictivas de la empresa de aluminios Exlabesa, que tiene sede en Padrón, ocupa a 500 empleados y ocupa el puesto 40 en el ránking de facturación de Galicia. Según avanzó ayer el secretario de acción sidical de UGT, Xavier Carro, la querella criminal está dirigida contra Fernando Quintá y Francisco Quintá, administradores del grupo, y se sustenta en datos descubiertos por la inspección de Trabajo. Tal y como refleja una de las actas, Exlabesa, primero, cometió diversas irregularidades relacionadas con falta de contratos laborales y cotizaciones a la Seguridad Social de sus empleados. La compañía, que fue sancionada con 600.000 euros por el Ministerio de Trabajo, es la que acumula más multas en Galicia, según UGT. Continuación Tras ser descubierta la ausencia de altas a la Seguridad Social de más de un centenar de empleados, Trabajo constató una nueva irregularidad en su última inspección: la creación de un entramado de sociedades para el traspaso ilegal de los empleados. Primero, el trabajador era captado por una de esas firmas. Cuando concluía su período de contratación temporal pasaba al paro, pero seguía trabajando y compaginaba el desempleo y el sueldo durante un tiempo. A continuación, volvía a ser contratado por una nueva firma de Exlabesa. Según Xavier Carro, así, la empresa elude el mecanismo de la contratación indefinida y hace cómplices de la estafa a los propios empleados. Ex trabajadores de Exlabesa, dispuestos a testificar, han denunciado que, gracias a este sistema de incentivos ilegales, la empresa establecía turnos de 11 horas de lunes a viernes y de 8 horas los sábados con el consentimiento de la plantilla. El Grupo Exlabesa emitió un comunicado a última hora de la tarde en el que asegura que las acusaciones de UGT son «falsas» y en el que denuncia que la querella se inscribe en una guerra empresarial del sector del aluminio, en la que hay una campaña ilícita al servicio de la empresa Aluminios Cortizo. Según Exlabesa, esta empresa está interesada en eliminar a sus competidores.