El secretario de Vila de Cruces instó al regidor a no ausentarse del pleno ordinario de ayer


Lalín / La Voz

Vila de Cruces celebró ayer un pleno ordinario que se desarrolló a lo largo de unas dos horas. El regidor, Jesús Otero, pretendió abandonar la sesión antes de finalizar, ante la necesidad de acudir a una reunión con el alcalde de Boqueixón que llevaba ya un tiempo esperándolo en Pontevedra. El secretario, al parecer, no lo dejó marchar alegando que no habría cuórum y Otero acabó apuntando que iba a necesitar un informe de eso. Los ediles aprobaron por unanimidad dar el nombre de Costa das Carretillas a la calle que ya es conocida como la de las carretillas. BNG y PSOE se abstuvieron en la aprobación de un incremento de las retribuciones al personal municipal que suponía pagar las bajas desde el primer día. El punto fue aprobado en solitario por el PP.

Se aprobó por unanimidad una moción del BNG instando a la Xunta y al Estado a garantizar la seguridad de los vecinos contra las velutinas con más charlas informativas. Los nacionalistas se interesaron por dos de sus mociones pendientes de ejecución. Otero cuestionó que la referida a pedir que no se gastasen dinero público en la comida del gallo fuese una moción. La otra era la relativa a una calle para Rosalía a la que el alcalde dijo que se haría algo en breve. Se aprobó bajar la tasa a los vecinos que realizan un tendido eléctrico para granjas y las mociones presentadas por el PSOE, una de ellas sendas peatonales en Merza, Sabrexo y de Cruces a Besexos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El secretario de Vila de Cruces instó al regidor a no ausentarse del pleno ordinario de ayer