Cruces, Rodeiro y Forcarei siguen sin préstamos pendientes de pago

Todos los concellos bajaron su deuda viva durante el pasado año, situándose Silleda con la más alta en las comarcas al cerrar con 2,2 millones de euros


lalín / la voz

El Ministerio de Hacienda daba a conocer ayer el informe sobre la deuda viva al cierre del pasado año por parte de los concellos. El conjunto de los ayuntamientos de Deza y Tabeirós-Terra de Montes acabó el 2017 con créditos financieros, valores de renta fija y préstamos o créditos a terceros pendientes de sufragar a los bancos por un importe conjunto de 6,4 millones de euros. En el documento ministerial solo se recogen datos de ocho municipios, sin que aparezca Cerdedo-Cotobade tras su fusión. Respecto al 2016 supuso una reducción considerable, ya que ese ejercicio se cerró en las comarcas con 10,43 millones de deuda viva, incluyendo en ese caso 198.000 euros correspondientes a Cerdedo. Fueron más de 4 millones de euros de rebaja en tan solo 365 días.

Los ajustes para cumplir con las exigencias de Hacienda, la contención en las inversiones propias o la buena gestión de los recursos económicos pueden estar detrás de esa considerable rebaja en las cantidades pendientes de abonar a los bancos en la zona en un solo año. Pero sin duda destaca que, como ya ocurriera en el 2016, el pasado ejercicio hubo tres concellos que no necesitaron recurrir a las entidades financieras en busca de financiación o si lo hicieron los pagaron durante el interludio anual. Se trata de Vila de Cruces, Forcarei y Rodeiro. Los tres ayuntamientos figuran en el informe del Ministerio con deuda a cero. Ni un solo euro pendiente de costear a las instituciones bancarias.

Si nos atenemos a los concellos con mayor o menor deuda, Silleda destronó en ese ránking a Lalín como el que tiene más dinero pendiente con las entidades bancarias. En concreto con 2,27 millones de euros, seguido de A Estrada con 1,86 y Lalín con 1,27 millones. Por debajo de la barrera del millón de euros se sitúan los otros dos ayuntamientos con préstamos abiertos al cierre del 2017: 875.000 euros en Agolada y 127.000 en Dozón.

La comparativo interanual en cada uno de los municipios permite constatar que la mayor reducción entre el 2016 y el 2017 se produjo en Lalín. El Concello lalinense logró rebajar su deuda viva en 2,32 millones de euros en tan solo un año, al pasar de 3.597.000 a los ya citados 1.275.000. Más modesta aunque significativa fue la reducción en A Estrada, que pasó de 2.732.000 a 1.862.000 euros, es decir, fueron 870.000. En Silleda se bajó por su parte en 339.000 euros, pasando de 2.609.000 a los 2.270.000 a 31 de diciembre del pasado año.

En Agolada la reducción se tradujo en 271.000 euros, bajando de la barrera casi psicológica del millón; de los 1.146.000 pasó a 875.000 euros. Por último, en Dozón la merma de las deudas con los bancos apenas supusieron 30.000 euros. Eso sí, el porcentaje resulta elevado por el volumen global, pues eran 157.000 euros en el 2016 y 127.000 en el 2017. No hay datos sobre Cerdedo-Cotobade, tras su fusión el pasado año, pero era también baja la deuda previa cerdedense.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Cruces, Rodeiro y Forcarei siguen sin préstamos pendientes de pago