Cruces cifra en más de 800.000 euros los daños de la tormenta

El Concello pide a Xunta y Diputación ayudas para hacer frente a las obras de reparación en marcha

.

lalín / la voz

El alcalde de Vila de Cruces, Jesús Otero, cifró en «800.000 euros ou máis» los daños de la tormenta del pasado sábado en edificio y locales públicos como en caminos. Otero trabaja en la elaboración de un informe y solicita a Xunta y Diputación ayuda para hacer frente a los trabajos de reparación. De momento, el Concello cuenta ya con dos palas trabajando, una de ellas municipal, y desescombrando en distintas zonas. La lista de daños es muy larga. En las parroquias de Cumeiro, Larazo, Duxame. Arnego e Ínsua varias pistas asfaltadas quedaron cortadas, fincas anegadas con piedras, tierra y árboles, varias casas se inundaron, cayeron muros de contención y se atascaron tajeas y cunetas. En Duxame se inundó también el local social y se rompió el muro de contención del campo da festa. En Ínsua se hundió el puente entre Castro y O Couto, que lo llevó la corriente, y se inundó la capilla de San Roque, de 1713, donde al agua alcanzó metro y medio de altura. Otero explicaba que «chegou ata a altura do altar». Pidió a los vecinos que tapiaran el templo señalando que «hai imaxes que están embarradas». En Arnego hubo pérdidas de forraje ya ensilado; en Loño y Sabrexo hubo pistas que quedaron cubiertas de piedra y tierra. En Loño se derrumbó un talud en una pista entre Loño y Larazo y en Sabrexo, también hubo al igual que en Loño, atascos en tajeas, pistas con piedra y tierra, además se desprendimiento de taludes. En Vila de Cruces se inundó la guardería, el matadero, la residencia, varias casas y sótanos y las calles quedaron cubiertas de piedra y tierra. El domingo, el jefe territorial de la Xunta en Pontevedra, José Manuel Cores Tourís, visitó ya la zona afectada y ayer Otero se reunió también con los ediles de la oposición para informarles de los daños y de las medidas en marcha.

En el matadero se rompieron unas uralitas, que propiciaron la entrada de agua a las instalaciones. El alcalde anunció que pedirá que se califique como zona catastrófica las zonas afectadas donde los cultivos se vieron arrasados y que pondrá en conocimiento de Medio Rural los daños. La tormenta y las lluvias intensas se produjeron el sábado de 15.00 a 16.30 horas. Siguen cortadas, apuntó el regidor, las carreteras que unían dos pontones que se llevó el agua enteros, uno en Ínsua y otro en Cumeiro.

En A Carixa se produjeron algunos daños que Otero valoró en poco más de 1.000 euros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Cruces cifra en más de 800.000 euros los daños de la tormenta