Talento dezano de matrícula de honor

Un ramo de expedientes bhrillantes que deciden su futuro en lla BAU


Lalín / la Voz

Todo esfuerzo tiene su recompensa y estos días los institutos públicos de la comarca de Deza suman ocho expedientes de matrícula de honor. Son tres estudiantes del IES Ramón María Aller, otros tres del IES Laxeiro, uno del Pintor Colmeiro y otro del Marco do Camballón de Vila de Cruces. En estos dos últimos, las únicas que les permitía la ratio de alumnos.

Entre estos expedientes sobresalientes triunfan las Ciencias. A este selecto club se unen David González Sampaio, un lalinense que estudió en el Laxeiro y tiene una media de 9,8. A él se añaden dos chicos, Carlos Santórum Varela, alumno del Aller Ulloa y de Cercio, que obtuvo una nota media de 9,85 y José López López, de A Bandeira, que estudió en el Pintor Colmeiro de Silleda y cuenta con un 9,71 de media. También tuvieron matrícula de honor dos lalinenses del Aller Ulloa: Antía Rodríguez Fernández, con una media de 9,1 y Alejandra María Recimil Silva, que obtuvo una media de 9, 09.

Noelia García García, nació en Carbia y vive en Bascuas, es alumna del Marco do Camballón de Cruces y tiene una media de 9. La misma media tuvieron Noa García González y Tania Areán Fernández, de Lalín y Vilatuxe, respectivamente y ambas estudiantes del IES Laxeiro.

Todos ellos cursaron el BAC de Ciencias, menos Tania y Noa, que se decantaron por el de Ciencias Sociales. Después de la graduación, todos ellos afrontan los preparativos para la BAU con más o menos nervios. Alguno no se confía a sus expedientes sobresalientes y espera a la nota de la prueba y, sobre todo, a las notas de corte que se fijen este año para el acceso a las distintas carreras para decidir su futuro. Todos ellos están contentos, pero confiesan que las altas calificaciones les acompañaron a la inmensa mayoría a lo largo de todos sus años escolares. Como apuntaba sabiamente Noelia «non chegas a BAC e dis, teño que porme, hai traballar antes».

Estos brillantes estudiantes destacan el apoyo de sus familias pero creen que les queda mucho trabajo aún por delante. Con el selectivo no se confían y, alguno aún espera deshojar la margarita de su futuro en función de las puntuaciones y las temidas notas de corte, que para alguna carrera alcanzan cada año límites estratosféricos. Pese a todo el que mas y el que menos tiene tiempo para dedicarse a sus aficiones y brillar también en otros campos. Alejandra es una de las bailarinas de Máisquedanza y continúa dando clases. A Antía, que se declara una apasionada por la Biología, le encanta la fotografía. David juega al fútbol con el Lalín y le encantan los deportes y Tania toca el clarinete y es una de las integrantes de la Banda de Vilatuxe, mientras que Carlos incluye entre sus aficiones la música y el motor. Tabeirós-Terra de Montes suma a la lista algunos más. Entre ellos el de una alumna del Chano Piñeiro de Forcarei, C.G. C., que obtuvo un mágica media de 10, pero que prefiere seguir en el anonimato. El García Barros otorgó tres matrículas dos de 10 y una de 9,9 a Álex Pazo, Sandra Ferreiro y Alba Mato. En el María Inmaculada de Silleda, Nuria Luaces Trujillo obtuvo un 9,81 de media y Damián Campos un 9,5 en el Antón Losada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Talento dezano de matrícula de honor