Cruces tiene ya su «mataperros» en honor del emigrante Manuel Iglesias

La réplica del primer coche argentino creado por él tiene ya un espacio propio


Lalín / La Voz

En el municipio argentino de Campana a los niños de Primaria se les enseña dentro de las lecciones de historia quien era Manuel Iglesias y el «mataperros», el primer automóvil de Argentina . Lo contaba ayer Walter Javier Melo, autor de la réplica que ayer se descubrió en el estrenado espacio cruceño y que en su intervención se mostró orgulloso «de que tengan una pieza mía aquí». Desde ayer para los vecinos de Vila de Cruces, Manuel Iglesias y su obra también estarán presentes en su día a día con el monumento inaugurado ayer.

Un acto que contó con la presencia del vicepresidente de la Diputación, Alfonso Rueda y del secretario xeral da Emigración, Antonio Rodríguez Miranda. A ellos se sumaron el delegado territorial en Pontevedra, José Manuel Cores Tourís, el jefe territorial de Medio Rural, Antonio Crespo, el senador lalinense, José Crespo, y el alcalde de Cruces, Jesús Otero, el director del IES cruceño y miembros de la corporación.

A ellos se sumaron el presidente de la Asociación Unión de Residentes del Concello de Carbia en Argentina, Germán Sesto Fernández, el directivo de la agrupación Adonis Pampín; el creador de la réplica y la sobrina -nieta de Manuel Iglesias, Verónica García, que leyó una carta de su primo y nieto de Manuel Iglesias, Juan Carlos Iglesias. En ella demandaba la institución de una fiesta del automóvil que contara con la participación de las agrupaciones y los clubes y que podría celebrarse el último domingo de julio. Una iniciativa que, apuntaba, se celebra también en Campana y que tiene lugar el último domingo del mes de noviembre.

Rueda y Miranda destacaron la importancia de la huella histórica que fueron dejando los gallegos en la diáspora y lo que significó el invento de Manuel Iglesias. Para Miranda «é un representante senlleiro do espírito que impregna a Historia con maiúscula, da nosa diáspora». Un homenaje en Vila de Cruces en el que dijo ver también el reconocimiento y agradecimiento de todo el pueblo gallego a todos los «paisanos e paisanas que co seu sacrificio persoal alén o territorio axudaron a construir a Galicia moderna e próspera da que hoxe disfrutamos».

Un carpintero que construyó pieza a pieza un coche artesanal

Manuel Iglesias emigró a Argentina , recordaba Otero, con catorce años. Aprendió el oficio de carpintero y entró como empleado del Ferrocarril Central Argentino en el que permaneció hasta su jubilación en 1924. En 1903 se trasladó a Campana y durante cuatro años fue construyendo pieza a pieza con sus manos el automóvil. La carrocería contaba con un asiento de madera para dos personas, arrancaba a manivela y alcanzaba los doce kilómetros por hora. Vila de Cruces está hermanada con Argentina y ayer el acto fue especialmente emocionante para Adonis Pampín que recordaba a Rubén Varela, que falleció hace cuatro años, y destacaba que «estamos cumpliendo un sueño» que tenían desde que se hiciera el hermanamiento. Germán Sesto explicaba que si Manuel Iglesias hubiera visto el acto «no lo había podo creer».

El homenaje contó con la Banda Artística de Merza que interpretó los himnos de Galicia, España y Argentina, con el sonido de las gaitas de A Brincadeira y de la Banda de Gaitas de Piloño y con la voz del tenor Cesáreo Torres, que cantó el Himno de Cruces. Al acto se sumaron numerosos vecinos de la zona que se sumaron a este homenaje a Manuel Iglesias que ya tiene en Cruces un espacio propio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Cruces tiene ya su «mataperros» en honor del emigrante Manuel Iglesias