Unións alega contra Porcallos y Folgoso por incompatibles con la agroganadería

Olimpio Pelayo Arca Camba
o. p. LALÍN / LA VOZ

SILLEDA

E CUIÑA

El sindicato subraya que limitarían futuras ampliaciones de naves

30 abr 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Unións Agrarias acaba de registrar sus alegaciones contra el proyecto de Green Capital para instalar los parques eólicos Val do Folgoso y Monte dos Porcallos, de 56 MW cada uno, y con afección a Lalín, Rodeiro y Dozón, e incidencia también en Cruces y Silleda al incluirse las líneas de evacuación eléctrica. Desde el sindicato expresan «a súa oposición a estes dous parques, en tanto en canto se sitúan en zonas eminentemente gandeiras, afectando a superficie agraria útil e base territorial de explotacións en actividade, cando o desexable sería que este tipo de instalacións se ubiquen en todo caso en terreos de monte de baixa capacidade produtiva».

En el documento de alegaciones, la organización agraria subraya las afecciones directas e indirectas sobre explotaciones que están en actividad, y que verán limitado su funcionamiento así como las posibilidades de ampliación de las naves e infraestructuras en el futuro, ya que el perímetro de instalaciones de los aerogeneradores «vai implicar a recalificación urbanística dos terreos anexos, que deixarán de ser solos rústicos de especial protección agropecuaria, para pasar a solos rústicos de instalacións enerxéticas, o que limita as posibilidades por exemplo de ampliar naves agrícolas e gandeiras, sen que elo supoña ningún tipo de compensación económica aos afectados, que se ven privados de dereitos».

Fragmentación en dos parques

Del mismo modo, considera incorrecta la fragmentación de los dos parques al hacer el estudio de impacto ambiental. También entiende Unións Agrarias que la afección sobre las traídas y usos del agua en la zona de afección, tanto de las concesiones para captación de agua como los usos tradicionales, no están suficientemente analizada y tenida en cuenta en el documento sometido a exposición pública. Lo mismo sucede, en opinión de la organización, con los impactos de ruidos para los núcleos de población y para las granjas en activo, teniendo en cuenta factores de bienestar animal y las perturbaciones eléctricas y electromagnéticas que los aerogeneradores pueden causar en los sistemas de control de las instalaciones de granjas avícolas y porcinas presentes en las áreas de afección de estos dos parques.

El BNG de Silleda y Vila de Cruces presentó también su escrito de oposición

El BNG de Silleda y el de Vila de Cruces presentaron también sus alegaciones al estudio de impacto ambiental y a la solicitud de autorización administrativa previa del parque eólico Monte dos Porcallos, situado en el término municipal de Lalín, y a su infraestructura de evacuación que atraviesa el término municipal lalinense así como los de Vila de Cruces y Silleda. «Estas alegacións céntranse nas afeccións que pode chegar a provocar a liña tanto a nivel social pero sobre todo económico en parroquias con risco de despoboamento e eminentemente agrogandeiras», explican los nacionalistas a modo de resumen del documento.

Señalan que la línea de evacuación del parque eólicos Monte dos Porcallos, con una longitud superior a los 18 kilómetros y que atraviesa tierras de alto valor agrario, forestal y ambiental, además de pasar muy próxima a núcleos rurales y casas aisladas, carece de estudio de impacto ambiental de su zona norte. Exponen que desde el apoyo 28, en Carboeiro de Francia (Silleda) hasta la subestación de Silleda compartirá infraestructuras con otros parques eólicos.

Y explican: «Na realidade trátase dunha mesma empresa e as súas filiais. Capital Energy na actualidade está tramitando un total de 12 parques eólicos na Comarca do Deza, uns ante a Xunta e outros ante a administración xeral do Estado, cunha potencia a instalar de 365,5 MW». Por la proximidad de todos ellos, añaden, porque se tramitan al tiempo y porque la promotora es la misma «debería realizarse un só estudo de impacto ambiental do conxunto de parques, incluído a liña de evacuación completa, do contrario estamos ante unha fragmentación para evitar estudos ambientais e tramitacións máis complexos».

Los nacionalistas apuntan también a la afección a la Rede Natura 2000, en la conexión de la línea de alta tensión en la zona de Carboeiro, un área de alto valor ecológico que goza de especial protección y un enclave turístico de primer orden para Silleda y Cruces, con la catarata de O Toxa y el monasterio de Carboeiro. Al tiempo, inciden en los efectos acumulativos al confluir en aquel entorno las distintas líneas de evacuación.

Expresan también la fuerte afección al sector agrícola y ganadero, en zonas de fuerte inversión en la parcelaria hecha. Apuntan también efectos sobre la población, el patrimonio y sobre las masas forestales.