Silleda encargó una auditoría externa para licitar el suministro eléctrico

El gobierno local prepara la convocatoria del concurso de la basura


lalín / la voz

Las preguntas de la oposición de Silleda en el pleno de ayer por los reparos de Intervención a distintas facturas, entre ellas relativas al servicio de recogida de basuras, desveló que el gobierno local trabaja en sendos concursos públicos. El regidor, Manuel Cuíña, explicó que ya se encargó una auditoría sobre necesidades y consumos para sacar a licitación el suministro de energía eléctrica, mientras que también se hará lo mismo con la recogida de residuos sólidos, al haber expirado la anterior adjudicación.

En la sesión plenaria se aprobó por unanimidad la modificación de la ordenanza fiscal reguladora de los precios de la Escola Municipal de Música, para rebajarlos al 50 % si las clases son telemáticas. Con abstención del BNG que pedía oficina municipal de Recaudación, se aprobó la delegación de la gestión recaudatoria de las multas en el ORAL. Además se abstuvo, en este caso también el PP, en abonos de facturas pendientes a Sogama y por consumo eléctrico. Los dos partidos de la oposición se posicionaron en contra de un reconocimiento extrajudicial de créditos, entre otras cuestiones para abonar una factura al exsecretario municipal, Manuel Quintáns, por labores se asesoría jurídica al Concello.

La corporación daba luz verde a una operación de crédito para liquidar la cuantía de un crédito, con cargo a presupuestos y a remanentes, en este caso por un importe de 210.000 euros, que posibilitará reducir de forma significativa la deuda municipal y previsiblemente cerrar este año el plan de ajuste que comenzó en el 2012. Además, se aprobó de forma definitiva el presupuesto del 2021, tras presentar durante el período inicial de exposición pública una alegación el sindicato Comisiones Obreras. Aducían que no se había convocado en tiempo y forma la mesa de negociación, aunque sí hubo una reunión en la que estuvieron otras centrales sindicales. Hubo críticas desde el PP, que votó en contra, al igual que el BNG.

El PSOE se quedó también solo al otorgar una subvención nominativa de 10.000 euros, con carácter excepcional, al colegio María Inmaculada por los gastos derivados de la pandemia. El PP se abstuvo y la concejala nacionalista votó en contra. Estas dos formaciones se abstuvieron al aprobar las bases para sacar la plaza de interventor.

El portavoz popular, Ignacio Maril, criticó el plan para el fomento del empleo, aduciendo que la mayoría de los beneficiarios perciben cantidades pequeñas aunque se amplíe la partida y la ausencia de iniciativas para promocionarlo, sin que se agotasen los 15.000 euros previstos. El BNG recordó que se trata de una competencia de Gobierno central y autonómico, proponiendo Tania Cornado que el dinero sobrante vaya a organizar cursos de formación. Hubo abstención de la oposición, como en las bases para las ayudas a entidades culturales, deportivas y vecinales, incidiendo Ignacio Maril en este último caso en que la cuantía era ridícula.

Debate en torno a los viales y la saca de madera

Otro punto con debate fue la aprobación de la ordenanza para la protección de los caminos municipales ante sacas de madera. Desde el PP se mostraron a favor de más control sobre la labor de las empresas madereras, pero fijar tasas -en realidad son avales, que después se devuelven- supone un atentado para el sector y un previsible incremento del precio de la madera. Pedían distinguir invierno y verano, así como cambiar la ordenanza por una póliza de responsabilidad civil. El regidor defendió que se debe velar porque los viales no se vean afectados y que no afectará al precio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Silleda encargó una auditoría externa para licitar el suministro eléctrico