Cinco ideas para empresas


Una parte importante de gente de nuestra comarca conoce mi vocación por el sector primario. En octubre del año 2000 creé la sociedad Desenvolvemento Agrogandeiro e Forestal, pensando que a este tren podrían subirse muchos viajeros, pero no fue así. De todos modos, me alegra saber que la empresa Celticahemp, de Silleda, lleva varios años investigando y cultivando cáñamo, también se crearon pequeñas fábricas de quesos y yogures, iniciativas muy prometedoras para el sector, pero hay que hacer muchas más cosas.

Como ejemplo está la prevención de incendios forestales: con las malezas gruesas fabricar pellets y con las finas elaborar abono orgánico a granel o envasado en Big-Bags. Los purines se emplearían en la mezcla. Sería hacerlo como en décadas pasadas.

Otra podría ser la creación de una fábrica de productos lácteos con ganaderos y empresarios: constituir una empresa importante que compitiese con las principales del sector, para elaborar quesos, yogures, requesón, leche envasada y otros. Y una tercera, la instalación de una fábrica de zumos: para elaborar sidra natural, gaseada y champanizada. También zumos y mermeladas de múltiples frutas. Con el bagazo de la manzana se consigue aguardiente de gran calidad y el residuo final se utilizaría en las fábricas de piensos.

Otra opción sería la instalación de un gran aserradero de maderas autóctonas y de importación: En cuanto a la madera de pino cabe decir que la corteza se utiliza en jardinería y en falsos techos en forma de paneles de 600 x 600 mm. Los desperdicios del pino aserrado irían a una astilladora para elaborar pellets y con el serrín producido, una vez molido, saldría la harina de madera para usos múltiples. La quinta sería el pastoreo de cabras y ovejas, a gran escala, en montes comunales: con una orografía muy accidentada, debidamente cercados y vigilados, para producir, carne, quesos y con la lana se elaboran productos de un gran aislamiento térmico para múltiples fines.

Estas cinco iniciativas fueron comentadas, en varias ocasiones, a presidentes de cooperativas, agricultores de la comarca y otros colectivos, nadie puso ningún interés. Todo lo que se menciona, fue entre los años 2000-2006, año en que dejé la presidencia de la Asociación de Empresarios de Deza. Aún estamos a tiempo de subir al tren. Esto se llama economía circular. ¡Yo creo que vale la pena! Muchas gracias.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Cinco ideas para empresas