Dozón es el único concello de la zona con alta actividad incendiaria

Hay drones con cámaras térmicas para intensificar la vigilancia incluso de noche


Lalín / la voz

Las parroquias de Santa María de Dozón y de Bidueiros, en el concello de Dozón, son las únicas que continúan en la lista de las de alto riesgo incendiario en el Pladiga de este año. Llevan en la relación los últimos años y continúan sumando fuegos forestales cada año. En los últimos cinco años se contabilizaron en Santa María de Dozón un total de 30 incendios y diez en la de Santa María de Bidueiros. En la última década se quemaron en Dozón, 139,31 hectáreas de monte y 110,42 en Vidueiros, lo que arroja un total de 249, 73 hectáreas calcinas en los últimos diez años.

Unas cifras que están muy lejos de parroquias como la de San Salvador de Padróns, en el municipio de Ponteareas que en los últimos diez años vio calcinarse 9.365 hectáreas de monte, pese a que en los últimos cinco años solo se produjeron 12 incendios forestales. Precisamente reducir la superficie quemada de los fuegos forestales es uno de los objetivo que establece el Pladiga de este año.

Las parroquias de alta actividad incendiaria son las que, bien por el número de incendios reiterados que se producen en su territorio o por la virulencia de estos, necesitan medidas extraordinarias de prevención de incendio y de protección de los montes. Este año el número total de parroquias de alta actividad incendiaria son 71 en Galicia,

En la zona, todo el territorio de las comarcas de Deza y Tabeirós-Terra de Montes, que incluye los concellos de Lalín, A Estrada, Silleda, Vila de Cruces, Rodeiro, Agolada, Dozón, Forcarei y la parte correspondiente a Cerdedo del Concello de Cerdedo-Cotobade continúan estando consideradas zonas de alto riesgo de incendios.

Una labor en la que es vital un rápido control mediante un sistema eficiente de detección que permita actuar ante el fuego lo antes posible. La colaboración vecinal, en estos casos, contribuye también de forma muy positiva. Este año se reforzará la vigilancia mediante un sistema de drones con cámaras térmicas en Bidueiros y Castro Dozón, que permiten también la obtención de imágenes de noche.

Además de una detección precoz, el Pladiga pone el acento también en las medidas de disuasión y la actuación de patrullas de vigilancia, en este caso de las fuerzas y cuerpos de seguridad, que se completan con las patrullas de las Fuerzas Armadas y que tienen una misión disuasoria. Es también importante la investigación de los incendios forestales. En los distritos forestales está prevista la puesta en marcha de un proyecto de potenciación de las Brigadas de Investigación de Incendios Forestales (BIIF) en los distritos.

Actualmente el distrito de Deza-Tabeirós, al igual que el resto de los de Galicia, cuenta con dos agentes asignados . Para el período 2020-21, la Consellería de Medio Rural anunció la incorporación de 23 nuevos agentes que se dedicarán en exclusiva a esta labor. Serán distribuidos en equipos de dos o tres integrantes, estarán fuera de los turnos de guardia en la época de alto riesgo y serán destinados a 10 distritos. El de Deza-Tabeirós cuenta con dos agentes, a los que se sumarán otros dos en el futuro. El distrito cuenta con dos torres de vigilancia fija: la del Candán en Lamasgalán de Arriba y otra en Casamaría, en Moalde (Silleda), en el monte de San Sebastián. La provincia cuenta con 73 brigadas en época de alto riesgo, a las que se suman 4 helitransportadas y 64 más de convenios con los GES y los concellos. Silleda cuenta con una base aérea. Las dos comarcas suman cerca de cien mil hectáreas de monte, la mayoría de propiedad privada.

Limpiezas y desbroces para evitar riesgos

Sol y lluvia alimentan esta primavera de nuevo la vegetación que crece por doquier. Los desbroces y las limpiezas se convierten de nuevo en campo de batalla para los concellos que refuerzan su personal en esta estación y en verano para dar abasto. Los concellos están llevando a cabo la contratación de trabajadores a través de Aprol Rural. Lalín incorporará dos empleados. Otra cuestión es la limpieza de las franjas, que los concellos se ven en muchos casos incapaces de hacer cumplir a sus vecinos pese al envío de cartas y peticiones múltiples.

La llegada de otra ola de calor estos días dispara de nuevo las alarmas

En lo que va de año, la mayoría de los incendios que se produjeron fueron conatos. Uno de los de más extensión fueron las 3,5 hectáreas que ardieron a finales de marzo en A Xesta en un fuego forestal que se cree fue provocado por la chispa de un tren. A Estrada, Agolada o Vila de Cruces fueron otros de los concellos donde se produjeron incendios en las últimas semanas. Tras unos días de lluvia y frío, la vuelta del buen tiempo y la subida de los termómetros vuelve a disparar las alarmas.

Para mañana, Aemet anuncia máximas de 25 grados en Lalín que subirán hasta los 28 grados en los primeros tres días de la semana que viene. Un paréntesis antes de que regrese la lluvia el próximo jueves, si se cumplen las predicciones. Ayer, el riesgo de incendios se mantenía, según la Xunta, muy bajo en el territorio de las dos comarcas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Dozón es el único concello de la zona con alta actividad incendiaria