Silleda comenzará a sancionar por el paso de vehículos al entorno de la Fervenza do Toxa

Los conductores incumplen de forma reiterada la prohibición y además hubo actos vandálicos durante el pasado fin de semana


lalín / la voz

La reordenación de los accesos a la Fervenza do Toxa supuso hace meses la prohibición de circular por la pista hacia Quintás y el mirador excepto para los residentes. Pero de forma reiterada hay conductores que infringen la normativa municipal, sin hacer caso a las señales indicadoras. La gota que colmó el vaso de la paciencia del Concello llegó este fin de semana porque además de estacionarse vehículos en zona no permitida se produjeron importantes actos vandálicos. Desde el gobierno silledense anunciaron ayer mano dura desde ya y sanciones a quienes sigan aparcando en fincas privadas.

El regidor, Manuel Cuíña, explicó que «visto que moitos visitantes non están a respetar a sinalización que se instalaou cando se abreu o parquin, e obvian o sinal que prohíbe a circulación na pista hacia Quintáns e o miradoiro, agás aos residentes, e visto que ademais seguen a aparcar en fincas privadas, vémonos na obriga de comezar a sancionar». Aludió además a los perjuicios que se están ocasionando con esta actitud a los vecinos de la parroquia de Pazos, «que durante anos viñan reclamando unha solución e que seguen vendo como pese a todo o que se fixo seguen a ser moitos os visitantes que non respetan a reordenación levada a cabo».

Al problema de vehículos estacionados en terrenos privados incumpliendo la señalización se sumaron los daños detectados el pasado fin de semana en el propio entorno de la Fervenza do Toxa, calificados de graves por el Concello. La acción de vándalos supuso la rotura de la barrera de madera emplazada en el inicio del camino peatonal que baja a ese enclave natural, además del robo de parte de la barandilla del mismo material situada en el tramo de la presa.

Cuíña lamentó este nuevo ataque al mobiliario público, apelando a la colaboración ciudadana para dar con el autor de esta acción vandálica. Recordó el regidor el plan activado hace dos años con la retirada del tráfico del entorno natural protegido en busca de evitar situaciones de riesgo, con personas que bajaban en coche casi hasta el pie de la cascada. Para ello se instalaron dos barreras que impedían el pasado de vehículos, además de dotarse de señalización tanto la Fervenza do Toxa como Carboeiro, junto con la mejora del sendero con traviesas y barandas de madera.

Después se creó una zona de estacionamiento y un nuevo acceso al mirador, con esas señales desde entonces de prohibido circular que «non se respetan», como apuntaba también ayer la concejala de Turismo, Ana Luisa González. Anunció una reunión con los vecinos de Pazos para analizar la situación generada al transgredirse la norma que busca preservar ese entorno natural y dar servicio a los visitantes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Silleda comenzará a sancionar por el paso de vehículos al entorno de la Fervenza do Toxa