Silleda descarta convocar el pleno sobre la situación económica del municipio

Cuíña achacó la decisión a la postura de PP y BNG, que lo tildaron de partidista


lalín / la voz

El gobierno local de Silleda decidió dar marcha atrás respecto a la celebración del pleno extraordinario donde exponer a los vecinos la situación económica y social del municipio. La idea la había planteado tras iniciarse la polémica al desvelar el PP que el edil de Obras, Klaus Brey, y un hijo del regidor, formaron parte como administradores solidarios de una empresa donde otro de los integrantes tiene una firma que contrata con el Concello. El alcalde socialista, Manuel Cuíña, aseguró ayer que la suspensión de esa sesión plenaria obedece a las reacciones desde la oposición tras solicitarles una propuesta de emplazamiento y horario.

Cuíña apuntó que solo el BNG contestó por escrito, algo que agradeció, recordando que mientras antaño esta formación cuando Matías R. da Torre era edil sí propugnaba este tipo de convocatoria de pleno, en esta ocasión la rechazaron. Dijo que desde el partido nacionalista argumentaron que la concejala actual, Tania Cornado, tiene información suficiente sobre la situación económica municipal al consultar con el interventor. Al regidor le resultó curioso ese cambio como el hecho de que la munícipe del BNG sí pueda acceder a información mientras el PP se lamenté de que no se facilita y por ejemplo tuviese que recurrir al otro partido para conseguir los decretos de la alcaldía.

Respecto a la respuesta del PP a la propuesta sobre el pleno extraordinario, incidió en que no la hubo de forma oficial y solo conocían su postura por su valoración en medios de comunicación, apuntando que no querían perder el tiempo con mítines del PSOE y con dinero del Concello en un pleno partidista, además de calificarlo de autopropaganda. Ante las reacciones de ambos partidos el gobierno decidió suspender esa posible convocatoria de pleno extraordinario e informará sobre las cuentas en la última sesión ordinaria del mandato en marzo. Cuíña también avanzó que irán a las parroquias, casa por casa, a explicar la situación económica en la que se encuentra Silleda.

El 2018 se cerró con un superávit de 373.780 euros y se confía en llegar a deuda 0 a mediados del nuevo mandato

El regidor también presentó ayer el informe de Intervención sobre las cuentas del 2018, donde se superó incluso la previsión histórica de presupuesto, que se había cifrado en 7,8 millones de euros para ese ejercicio. Al final fueron 8.679.437 euros, impensable hace tres o cuatro años. Los ingresos alcanzados fueron de 8,35 millones de euros, mientras los gastos de 8,31, es decir el 99,48% de lo percibido, demostrando una buena gestión para invertir en los vecinos, incidió Cuíña. Incluso pudo rondar el 100 % si se hubiese incluido un trimestre del recibo del agua.

El pasado año se cerró con un remanente de tesorería de 413.969 euros, mientras que el superávit alcanzó los 373.780, el 4,66 % del presupuesto. Mientras, el resultado presupuestario fue de 1.065.988 euros, la diferencia entre ingresos y gastos del 2018 valorando lo pendiente de cobro de otras administraciones y el consumo de remanente anterior. El Concello silledense acabó ese ejercicio con 1.097.576 euros en derechos pendientes de cobro, mientras que las obligaciones de pagos a realizar se situaron en 1.225.612 euros.

Manuel Cuíña agradeció la celeridad con que Intervención elaboró el documento de las cuentos, cuyo plazo de presentación ante el Gobierno central remata el día 31 de marzo. Destacó que se ejecutó el 99,48 % de lo previsto, «o que demostra que se fixo unha boa labor política», recaudándose un 96,29 % de lo previsto en el presupuesto inicial. Respecto al remanente de tesorería en positivo, aludió a la cautela con que se llegó a esa cifra de 413.069 euros, ya que pudo llegar a los 1,4 millones si se hubieran computado los 681.000 aportados por la Diputación para el campo de fútbol de A Bandeira, que ya están cobrados, y dos trimestres del agua sin contabilizar.

En cuanto a gastos, en el 2018 la mayor partida fue para bienes corrientes con 2,9 y en ingresos, 2,8 de transferencias corrientes.

Destacó además Cuíña el cumplimiento de la estabilidad presupuestaria y la regla de gasto, tras el plan económico financiero que tuvieron que aprobar por dos años el pasado junio para pagar los más de 500.000 euros de deuda con Indeza. Auguró que el Concello puede estar a mitad del próximo mandato con deuda cero, aunque alguno de los préstamos vigentes no concluye hasta el 2015 y tras saldar en pocos años sobre 12 millones de euros.

El regidor acusó al PP de mentir y manipular datos de adjudicaciones

Manuel Cuíña valoró además las cifras desveladas por el PP sobre la existencia de adjudicaciones directas este mandato a empresas de familiares vinculados con él o con el edil de Obras, Klaus Brey, por cerca de 90.000 euros. Además de invitar a los populares a decir qué firmas son, explicó que hay cinco que suministran al Concello material para el día a día. De ellas, con la que tuvo vinculación Brey, en el 2018 se le adjudicaron solo 1.314 euros, frente a otras de idénticas características que se llevaron 18.327 o 18.324. Respecto a una supuestamente vinculada con él, Cuíña cifró la cuantía en 18.936 euros.

«Falamos de manipulación ou de mentira», insistió, significando que el Concello tiene la voluntad de comprar en Silleda y es ínfima la cuantía este mandato a esas empresas supuestamente vinculadas con él y con Brey frente a los millones de euros gestionados. Además, criticó que el PP computase todo el 2015. «A tónica é mentir e manipular para gañar as eleccións pero os veciños son intelixentes e lles van pasar factura», auguró Manuel Cuíña.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Silleda descarta convocar el pleno sobre la situación económica del municipio