Los informes técnicos descartan irregularidades en A Gandareira

Los directores de obra dicen que el campo de fútbol se ejecutó conforme al proyecto, lamentando Manuel Cuíña que el PP «intente destruír o que facemos»


Lalín / la voz

El alcalde de Silleda regresó de su viaje a Cataluña para analizar modelos de movilidad repleto de ideas pero también de respuestas sobre proyectos y obras que generaron críticas del PP en los últimos días. La controversia abierta desde hace más tiempo tiene al campo de fútbol de A Gandareira y su reforma como protagonista. Los populares habían denunciado irregularidades en accesibilidad y seguridad, además de cuestionar la urbanización exterior al creer que el vial incumple la normativa para doble circulación. Habían pedido informes sobre estos temas, que Manuel Cuíña ya tiene en su poder y ayer esgrimió para cuestionar que «tristemente o PP actual tenta destruír o que facemos sen importarlles quen saia prexudicado».

Cuíña recordó que se contó con dos directores de obra, un técnico del Concello y otro externo que redactó el proyecto del campo de A Bandeira. A ellos les pidió un informe sobre las supuestas irregularidades planteadas por el PP, resaltando ambos que la ejecución de la obra cumple con la normativa en materia de seguridad y accesibilidad. «Non houbo alteracións significativas do proxecto, tan só estéticas», recoge el documento.

«Será avogado e tamén arquitecto -en alusión al portavoz del PP, Ignacio Maril- pero eu son transportista e non teño que saber do que compete aos técnicos, e dous deles firman un escrito no que din que se cumpre a normativa no campo». Y otro informe do que daba cuenta el regidor, fechado el día 12, fue el encargado a la Policía Local sobre la circulación en el entorno del complejo deportivo. Y en este caso se recoge una ampliación del ancho del vial respecto a la situación previa a la obra, con reducción de velocidad a 30 kilómetros por hora, nuevos pasos de peatones, señalización y sendas peatonales a ambos lados de la calzada.

El informe de la Policía Local alude a que el ancho de la calzada única junto a Gandarería varía entre 4,65 y 5,20 metros, sin marcar divisoria central y con 1,80 de senda peatonal. Mientras el Ministerio de Fomento fija que el ancho debe ser de entre 3 y 3,5 metros para la calzada, pero que se puede reducir en tramos periurbanos y urbanos llevando a cabo una reducción de velocidad, que fue lo que se hizo frente al campo de fútbol. «Se antes non houbo nunca problemas de circulación é pouco probable que ocorra agora», dijo el regidor.

Cuíña aludió a que la segunda fase de A Gandareira, con más de 700.000 euros aportados desde la Diputación a través del plan de reequilibrio, fue uno de los veinticinco subvencionados, en otros casos con cuantías más altas como 1,5 millones para A Illa de Arousa o O Grove. Pero pese a ello y no ser una excepción, lamentó que el PP solo preguntase en la Diputación por el proyecto de A Bandeira. «Non se xustifica baixo ningún concepto e non é bo para futuras inversións, o que me parece gravísimo para os intereses do Concello», remachó el alcalde silledense.

Las urbanizaciones del entorno de la residencia y Chousa Nova se prevén iniciar con el año

Restar protagonismo a los coches en beneficios de las personas. Así se resume la pretensión municipal en Silleda, incorporando algunas iniciativas vistas por el regidor en ciudades como Sitges, Granollers o Barcelona, que en cierta medida ya están reflejadas en las dos nuevas urbanizaciones cuya adjudicación se espera en breve, el entorno del centro residencial y de día y en Chousa Nova, con más de 1 millón de euros de inversión. El primer proyecto, con 594.000 euros de inversión, se costea al 70 % por la Diputación y el 30 % el Concello, estando pendiente de contratación por el gobierno provincial como titular del vial afectado, que después será cedido y pasará a competencia municipal.

Respecto a Chousa Nova, está redactado el proyecto y solo falta la firma del convenio entre ambas administraciones, dijo Cuíña. En este caso paga el 90 % la Diputación y el 10 % el Concello. El regidor espera que las obras comiencen con el 2019 y estén listas en primavera. Aludió a la pretensión de sacar vehículos del centro urbano, pero sin cerrar calles y buscar una convivencia con los peatones a través de limitación de velocidad, plataforma única,... Pero reconocía que antes se debe solventar la creación de zonas de aparcamiento.

Plan Xeral de Ordenación

Cuíña desveló ayer que ya se remitió la documentación requerida por la Xunta sobre el PXOM pero detectaron errores desde Urbanismo que deberán revisarse cuando llegue el informe y que se prepara ante Augas de Galicia la solicitud del registro de las traídas de aguas.

Concesión de licencia a la granja porcina de Brey por decreto

Otra polémica surgida esta semana también tuvo valoración ayer de Cuíña. En este caso tras denunciar el PP posible trato de favor al teniente de alcalde, Klaus Brey, al otorgarse por decreto la licencia de obra para una explotación de porcino promovida por la sociedad O Salgueiro. El regidor incidió en la misma línea ya expuesta por Brey sobre la premura de plazos, insistiendo en que no puede negarse a otorgar licencia ya que incurriría en un delito al tener todos los informes favorables. Reconoció que lo habitual es adoptar el acuerdo en junta de gobierno local, pero tampoco hacerlo por decreto de la alcaldía supone algo nuevo, aunque especialmente ocurre para obras menores.

Resaltó Cuíña que muchas veces llegan los expedientes con muy pocos días de plazo para otorgarse licencias antes de concluir la convocatoria de líneas de ayudas. «Ninguén vai perder unha subvención por non ter unha licenza, e neste caso o secretario dixo que non había tempo para unha xunta de goberno», incidió, ya que resulta necesario su convocatoria y la redacción del acta, demorándose cierto tiempo.

La petición de licencia desde O Salgueiro fue realizada el 7 de abril y se otorgó el 11 de octubre, pidiéndose cuando se abre la línea de ayudas de la Xunta. También apuntó sobre posibles distancias que desconoce posibles incumplimientos, pero hay informes favorables. Y respecto a la alusión popular a la licencia para su piscina en A Bandeira, Cuíña recordó que tardó veintitrés días y que en el 2017 la media en la concesión de licencias de obras menores fue de veinte.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los informes técnicos descartan irregularidades en A Gandareira