Las ópticas redujeron con 1.943 consultas la lista de espera del CHUS

Las dos comarcas suman un total de catorce los establecimientos autorizados

.

Lalín / la Voz

Las ópticas de la zona contribuyen cada año con las interconsultas efectuadas a reducir la lista de espera de oftalmología del CHUS. A lo largo del 2017, los catorce establecimientos autorizados en las dos comarcas llevaron a cabo un total de 1.943 consultas. Fueron 691 en la comarca de Deza y casi el doble en Tabeirós-Terra de Montes, que sumó 1.252 interconsultas.

Por concellos, en Tabeirós, las ópticas estradenses llevaron a cabo 1.105, y las 147 restantes fueron efectuadas por el personal de la óptica de Forcarei. En Deza, solo disponen de establecimientos autorizados los municipios de Lalín, Silleda y Vila de Cruces. Fueron 531 interconsultas en Lalín y 160 en Silleda, según los datos recopilados por el Colegio de Ópticos y Optometristas de Galicia. A estos concellos se suma el de Vila de Cruces, en el que no figuran datos.

Las interconsultas fueron realizadas a petición de especialistas, de médicos de medicina general o pediatría de atención primaria para revisiones visuales. Esta atención se encuadra dentro del programa de la Consellería de Sanidade Ollo cos ollos.

En el momento que a una persona le facilitan en su centro de salud una hoja de interconsultas, puede acudir a cualquier óptica adherida al convenio con la Consellería de Sanidade. En la óptica que elija le ofrecen la posibilidad de graduarse la vista y una explotación optométrica completa que incluye diversas pruebas. Al final, recibe un informe con los resultados. En caso de necesidad, el paciente puede ser remitido a posteriori a un oftalmólogo para su valoración, diagnóstico y posible tratamiento.

El informe elaborado por el Colegio de Ópticos y Optometristas recoge que del total de personas atendidas, un 30 % de las niñas y adolescentes con edades comprendidas entre los seis y los dieciséis años son piones. Entre los varones, el porcentaje es menor. Se sitúa en un 20,5 % de los casos a esas edades. Se comprobó también que la miopía aumenta más entre los doce y los quince años. El presidente del colegio profesional, Eduardo Eiroa, considera que esa diferencia porcentual entre géneros no está justificada por ninguna causa objetiva, apuntando que «la miopía no está ligada al sexo». Indice también en el hecho que tanto para niños como para niñas las exigencias académicas son exactamente las mismas, así que entiende que la razón de esa variación puede estar en los hábitos individuales de cada persona.

Mirar muy de cerca cuando uno está estudiando, trabajando o disfrutando del ocio, empleando cualquier tipo de dispositivo electrónico se considera un factor ambiental que potencia la aparición y posterior desarrollo de la miopía.

La mejora del servicio y la asistencia sanitaria favorece la detección, seguimiento y estudio de pacientes miopes. Se recomienda también que los niños jueguen al menos tres horas diarias o más al aire libre. Hay estudios que afirman que la miopía es más frecuente en las personas que pasan menos tiempo al aire libre.

El uso de los móviles, tabletas y ordenadores exigen fijar la vista y la atención a poca distancia. Todos pasamos cada vez más tiempo con ellos en la mano, incluidos los niños, y sin descanso para la vista.

Un total de 11.577 pacientes atendidos en la zona en los últimos once años

Las interconsultas llevadas a cabo por los establecimientos autorizados en la zona a lo largo de los últimos once años, del 2007 al 2017, ambos incluidos, suman 11.577. De estas fueron 9.015 en ópticas de Tabeirós-Terra de Montes y 2.562 en Deza. En estos últimos once años, en A Estrada se llevaron a cabo 8.350 y 665 en Forcarei, mientras que en Deza se realizaron 1.337 en Lalín, 1.149 en Silleda y 76 en Vila de Cruces.

De los catorce establecimientos adscritos al programa, se encuentran seis ópticas de A Estrada, una de Forcarei, cinco de Lalín, una de Vila de Cruces y una de Silleda.

Un número considerable de atenciones a vecinos de la zona que contribuyeron también de forma notable a reducir la lista de espera de los oftalmólogos del área sanitaria integrada de Santiago de Compostela y del CHUS, que antes atendía esta demanda. En diciembre del 2006, el CHUS reconocía que había 8.237 citas pendientes de atender y era el servicio con más personas en lista de espera. A 30 de junio de este año, la Administración sanitaria reconoció 3.395 primeras consultas. Ya no es el servicio con más primeras citas pendientes y, además, la espera media se redujo a 30,3 días y es inferior a la media global de consultas del CHUS, situada en 32,8 días. En los últimos años, según explican desde el colegio, aumentó la actividad de las ópticas y creció el número de establecimientos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las ópticas redujeron con 1.943 consultas la lista de espera del CHUS