El Estudiantil se reinventa en tan solo siete días

La decisión de salir en Preferente obligó a contratar otro técnico y a reajustar la plantilla

.

a estrada / la voz

El giro de timón dado por la junta directiva del Estudiantil, desistiendo de salir en Tercera Autonómica como se había acordado en asamblea para mantenerse en Preferente, ha dejado un estrecho margen de tiempo para replanificar la temporada. La primera decisión obligada fue la contratación de un nuevo entrenador, el estradense José Vinseiro, ya que José Rivadulla carece de la titulación necesaria para la categoría. Ejercerá como segundo, mientras se busca un preparador físico y un adiestrador de porteros.

La otra cuestión a resolver en tiempo exprés supone conformar la plantilla. Cuando ya prácticamente estaba cerrada con un perfil de futbolistas para Tercera Autonómica, ahora se trastocará esa intención inicial aunque la visión de fondo se mantiene, es decir, se apostará por jugadores muy jóvenes y con proyección. La intención es foguearles para que un número significativo pueda tener ficha después en Tercera División como sub-23. Porque en el Estudiantil siguen confiando en que militarán en esa categoría en la campaña 2019-2020 tras la sentencia judicial que no termina de llegar.

El presidente del club azulón, Arturo Fandiño, rompía ayer su silencio. Tras anunciarse el pasado viernes en redes sociales la decisión de seguir en Preferente, declinó hasta esta semana argumentar la decisión de su junta. Y el principal argumento pasa por decidir lo mejor para el club, requiriéndose salir en Preferente para no afectar a la resolución judicial. Estar en Tercera Autonómica podría retrasar o influir en esa cuestión, apuntaba Fandiño, mientras estando en Preferente se está más cerca del salto a la Tercera División. Por ello la directiva acordó atender a las distintas voces que les expusieron como mejor opción mantenerse en la categoría de la pasada temporada.

Reconocía el presidente que apenas tienen una semana para confeccionar la plantilla. Apuntó a la continuidad del portero Iván y Denis tras la desbandada que se produjo entre los futbolistas de la pasada temporada al anunciarse el descenso a Tercera Autonómica. Arturo Fandiño insistió en que será una plantilla de jugadores jóvenes, en busca de que después los mejores ocupen ficha sub-23 en Tercera División.

El Estudiantil tendrá un presupuesto muy ajustado, de apenas 35.000 euros, para afrontar la campaña. Lanzaba además un reto a los pocos más de medio centenar de socios, algunos críticos «nos bares pola decisión de descender para que, agora que seguimos en Preferente, traballen para que haxa douscentos socios ou máis». Fandiño explicó que hacia fuera pudo darse la imagen de inseguridad, con la idea primero de descender ahora desbaratada, pero «é o paso máis convinte polo ben do noso clube e seguir nunha categoría con máis nome e caché». «Sei que a moita xente lles vai fastidiar que nos manteñamos na Preferente pero vamos a tentar facelo o mellor posible en espera do ascenso que nos merecemos», recalcó el presidente del Estudiantil.

José Vinseiro toma las riendas sabedor de las complicaciones

La amistad con Arturo Fandiño pesó en la decisión de José Vinseiro de aceptar la patata caliente de confeccionar una plantilla en pocos días y con escaso presupuesto. Incorporar nuevo entrenador era el primer paso imprescindible para el nuevo proyecto en Preferente, al carecer Rivadulla de titulación. «Vai a ser moi compricado fichar xogadores, vai ser xente xove e que poida na vindeira tempada estar como sub-23 na Terceira División, como mínimo seis», explicó ayer, antes de su presentación oficial.

Vinseiro entrenó la pasada campaña al Calo de Tercera Autonómica, compaginando con la Escola Fútbol Silleda. Volverá a compaginar esa labor ahora al frente del Estudiantil, al no haber incompatibilidad horaria. Hará tándem con Rivadulla, su segundo, en espera de tener preparador físico y otro de porteros.

El técnico ya cuenta con los tres primeros futbolistas, presentados en el campo de Callobre. En concreto se trata de Borja, de 1 años, que viene del Cacheiras de Segunda Autonómica, con bagaje en categorías de base del Compostela o el Celta. Se desempeña en el centro del campo. También está Manu Soto, de 20 años, del Recesende de Segunda Autonómica, que aceptó la oferta cuando prácticamente estaba atado por el Praíña. En los tres últimos años está entre los máximos goleadores en su grupo. Y sigue el central Denis, que ya estuvo la pasada campaña.

Contar con algún veterano de la zona sería importante, dijo Vinseiro, para equilibrar el equipo pero será difícil. Vinseiro prevé iniciar el día 30 la pretemporada. «Competir xa será un éxito e ter xente para todos os postos», significó. Queda ahora fijar algún amistoso tras cerrar plantilla.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El Estudiantil se reinventa en tan solo siete días