El futuro consistorio de Silleda tendrá un coste de 1,2 millones de euros

Cuíña confía en involucrar a Xunta y Diputación para financiar la obra a tres bandas con el Concello, que ya tiene fondos disponibles para asumir su parte

.

lalín / la voz

El proyecto básico de la futura casa consistorial de Silleda ya se materializó en forma de maqueta y planos en espera de conseguir ahora la financiación para ejecutar la obra. El gobierno local presentó ayer en sociedad la iniciativa más relevante del mandato, gestada ya en el propio programa electoral con el que concurrió el PSOE en los comicios del 2015. El traslado a una única sede de las dependencias municipales desperdigadas por tres inmuebles diferentes. Además se conocía la cuantía de las obras, caballo de batalla política previa a la celebración de la histórica votación donde por mayoría los vecinos silledenses estuvieron de acuerdo en reestructurar la Casa da Cultura como futuro consistorio. Al final se irá por encima de las estimaciones iniciales, aunque con un coste asumible de 1,2 millones de euros, lejos de otros edificios públicos recientes como el castro tecnológico de Lalín, que el regidor de Silleda cifró ayer en 17.

En la presentación del diseño estuvo el regidor acompañado por el arquitecto autor del proyecto, Abraham Castro. La construcción del edificio se prevé acometer en una única fase y, si se logra financiación de otras administraciones, comenzarlo a inicios del 2019. Manuel Cuíña recordó la actual situación del personal municipal, con 16 personas en el actual consistorio que data de 1870; 17 en un inmueble de la calle Alfonso Trabajo; y 8 «na outra punta do pobo, con 25 tódolos días fora da casa consistorial». Además con el problema añadido de la implantación ya hace un año de la administración electrónica en edificios obsoletos y con deficiencias que requerirían una gran inversión.

Recordó Cuíña la inclusión del traslado del consistorio en el programa electoral socialista para centralizar servicios y ahorrar costes, así como la consulta popular de junio del 2017 y el posterior concurso de ideas entre arquitectos locales -no sin críticas del COAG por acotar la participación-, con cuatro propuestas entre las que escogió el jurado Naturalmente noso, del estudio de Abraham Castro. «Sen présa pero sen pausa agora xa tempos o proxecto básico e a maqueta, co presuposto pechado para un edificio para o futuro e economicamente sostible», dijo.

El alcalde silledense confía en lograr financiación de Vicepresidencia y Diputación de Pontevedra, al menos para que junto al Concello costeen a partes iguales los 1,2 millones -400.000 euros por Administración- aunque tampoco le disgustaría lograr más y reducir la aportación municipal. Descartó buscar fondos a través de planes Leader o de la Unión Europea, así como acudir a créditos para su financiación y no dejar hipotecas a la próxima corporación que salga en el 2019. La próxima semana prevé presentar el proyecto a las otras dos administraciones.

Además, el Concello ya tiene dotación económica para sufragar ese 33 % que en principio pondría. La intención es tener iniciada la obra en el 2019.

Dos volúmenes unidos, uno nuevo y otro en la actual Casa da Cultura reestructurada

Ya se conocía un avance del proyecto ahora presentado, que respetará la actual Casa da Cultura con un vaciado interior y nueva distribución, así como el derribo de la actual biblioteca para construir en el otro lado de la parcela un nuevo volumen, formando un patio central. El uso de materiales y acabados aunará ambos edificios. Se prevén patios interiores, zona exterior cubierta y gran jardín donde se recupera la fuente y las esculturas actuales.

La planta baja de la Casa da Cultura contará con un punto de información ciudadana, registro municipal unificado, Policía Local y Juzgado de Paz. La entrada principal seguirá por la calle Progreso aunque tendrá una nueva por Morón. La primera planta contará con seis despachos para concejales, Alcaldía, Secretaría Intervención y oficinas generales. Mientras, en la segunda se ubicará el salón de plenos y uno de actos, separados por un tabique móvil que permitirá unificar para actos más multitudinarios.

El nuevo edificio de planta longitudinal se emplazará en la parte norte de la parcela y así abrir su frente al sur para aprovechar luz y calor, con luces al norte para generar ventilación cruzada. Tendrá dos plantas de más de 500 metros cuadrados cada una, distribuidas por un patio central y escaleras. Las vigas que aguantan terrazas y pasarelas serán 33 piezas de hormigón, cada una dedicada a una parroquia. En la planta baja irán Servizos Sociais en una zona discreta para preservar la intimidad de los usuarios, así como despachos profesionales, sala de junta, servicio de aguas y archivo. En la primera irán Urbanismo, AEDE, Emprego, Consumo y Turismo.

De forma paralela se acometerá la reforma de las calles de acceso por ambos lados

El futuro consistorio ocupará 1.510 metros cuadrados, con 1.021 útiles y esos 1,2 millones de presupuesto. En principio la ejecución de la obra está estimada en quince meses. En el actual edificio apenas se actuará sobre las fachadas exteriores, con mejora de carpinterías y balcones, aunque sí se renovará la posterior. Además se incidía ayer en la presentación en el aprovechamiento de la futura red de calor, que aunque no llega en su primera fase a esta zona del casco, sí se prevé que lo haga en un futuro. Para ello se dotará de un sistema energético mediante suelo radiante a baja temperatura en todo el conjunto arquitectónico, junto con alternativas como calderas.

Otra cuestión desvelada ayer es la búsqueda de fondos para acometer una reforma integral de los dos espacios por los que se podrá acceder al futuro edificio municipal, tanto desde la plaza Siñor Afranio como desde la calle Morón. Manuel Cuíña anunció que se presentó un anteproyecto a una línea de ayudas de la Xunta, con un coste de ejecución en torno al medio millón de euros, para actuar en las calles Morón y Alonso Ríos. La intención es acometer una urbanización integral del entorno del la futura casa consistorial, que también implique más plazas de aparcamiento y mejorar los accesos. Recordó que recibieron además 370 ideas para la reforma de plaza Juan Salgueiro en la encuesta vecinal y que ahora se buscará también dar forma a esa actuación.

Abraham Castro consideró que además el proyecto público también posibilitará actuaciones particulares para mejorar ese entorno urbano de Silleda, en un proyecto con materiales locales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El futuro consistorio de Silleda tendrá un coste de 1,2 millones de euros