La asistencia de reses repuntó en la Central, al igual que la facturación, de 367.000 euros

En el recinto ferial de Silleda entraron ayer 932 animales

la voz

Tras el retroceso de la pasada semana, la Central Agropecuaria de Galicia vivió ayer un incremento tanto del número de reses a subasta como del volumen de negocio. En total fueron 932 los animales que ingresaron en el recinto ferial de Silleda, frente a tan solo 865 el día 17. Supuso un incremento sustancial de 67 ejemplares. En cuanto a la facturación alcanzada, se situó en los 367.653 euros, en torno a 11.000 más que en la anterior subasta realizada, cuando fueron 356.687 euros.

En el caso de los terneros de recría, fueron subastados ayer 562 ejemplares, cuando una semana antes solo fueron 483, es decir, 79 más. Lograron comprador 526 reses, con un precio medio que se situó en los 201 euros. Supuso una caída respecto a la pasada semana, sin duda achacable al importante aumento de la oferta, cuando la media rondó los 212 euros. En cuanto a la facturación de terneros de recría, se situó en los 105.992 euros, por encima en más 8.000 euros, ya que la anterior fue de 97.701.

En cuanto a las vacas de desvieje, ayer hubo incremento tanto de reses como de facturación y valor medio conseguido. Fueron 288 ejemplares los subastados, logrando adjudicarse 271 de ellos, cuando la pasada semana habían entrado al recinto silledense solo 264 y se vendieron 249. En cuanto al valor medio conseguido, se situó en los 760 euros por los 737 del día 17, es decir, veintitrés euros más. El volumen de negocio en esta sección de la Central fue de 206.111 euros, cuando tan solo se lograron 183.549 en la anterior subasta, lo que supone un aumento de casi 23.000 euros.

También hubo algún dato positivo, aunque parcial, en la comparativa entre semanas si hablamos de los becerros carniceros. Ayer fueron 82 los subastados, con caída de 36 pues el día 17 habían superado el centenar, en concreto 118. Si entonces se vendieron 110, la pasada jornada solo encontraron 75 destinatario. La baja afluencia de becerros carniceros disparó el precio medio pagado por ellos hasta los 740 euros, 55 más que en la Central anterior, cuando habían sido 685 euros. El volumen facturado dados los pocos ejemplares se redujo, desde los 75.437 a los 55.550 euros, es decir, casi 20.000 euros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La asistencia de reses repuntó en la Central, al igual que la facturación, de 367.000 euros