Agulló dirigirá la Banda de Pontevedra compatibilizándola con la de Silleda

Le ocupa dos días a la semana y en junio adoptará decisiones de futuro

Rafael Agulló Albors, en pleno esfuerzo de dirección de la banda.
Rafael Agulló Albors, en pleno esfuerzo de dirección de la banda.

lalín / la voz

«Mi padre me dijo hace tiempo que hay trenes que no se deben dejar pasar y otros que si. Yo antes de tomar una decisión reflexiono mucho y creo que esto me aportaba mucho, poder trabajar casi a nivel profesional sin necesidad de tener que marcharme de un sitio en que estoy tan a gusto como es Silleda, a nivel musical y a nivel personal...». Rafael Agulló Albors razona así una importante decisión en su vida. Le ofrecieron la dirección de la Banda de Música de Pontevedra, que deja el agolense Juan Lois Diéguez. Dijo que si y fue elegido entre varias propuestas de candidatos.

«No significa que deje la de Silleda», dice rápidamente y explica como es posible compatibilizar. Reduce horas de clase en la Escola, que sigue dirigiendo, pasando de unas 16 a unas 6. «Este año voy a seguir trabajando con menos horas pero la misma ilusión». Decide el ajuste porque tras ocho años y aunque es grande su vocación didáctica «me noté algo cansado y me gusta ser honrado con mi trabajo». Necesitaba una pausa en esa función y la suple trabajando dos días a la semana en Pontevedra.

Pero mantiene el frenesí musical en su vida. Director de la Banda de Silleda y de la Escola municipal, con unas horas de clase, sigue llevando la dirección de Escuela de Vientos de la Escuela de Música Profesional de Viana do Castelo y sigue formándose en A Coruña con cursos de dirección que «tengo que seguir sí o sí».

Pero Agulló recuerda años de haber compatibilizado y salir adelante. La gente va conociendo su nombre y su trabajo y «aquí en Silleda, afortunadamente, hasta el momento me han dejado hacer estas cosas. Es una de las cuestiones que pongo como pretexto para continuar aquí».

La llamada desde Pontevedra «es un reto personal para este el curso y si todo va bien se prolongará en función de su decisión y la de los músicos pontevedreses. Allí tendrá exigencia. Ees banda semiprofesional que requiere preparar un repertorio cada quince días: «es exigente pero ilusionante»,

Asegura que probará a ver si puede con todo, y si no habrá que «decidir con cual de las cosas que tengo entre manos me quedo». Todo es primordial para Agulló: acabar cursos de dirección «sí o sí» en A Coruña, en Silleda lleva nueve años y la relación seguirá todo los que las partes quieran: «Hubo millones de buenos momentos y momentos menos buenos» pero siempre apuesta por el trabajo consciente de incierto que es siempre el futuro: «como todo, el final tiene que llegar no solo aquí en Silleda si no en Pontevedra y Portugal e irán surgiendo nuevos proyectos...».

«Voy a intentar compatibilizar todo y si llego a junio valoraré ?sigo o no sigo?, ?esto me interesa mas esto menos?», razona.

Agulló está «con la ilusión de siempre». En Pontevedra ensayará jueves-martes-jueves, y el jueves de cada quince días: concierto. No hace mucho lo mantearon sus músicos en un escenario de Pontevedra, por un éxito. Aquello no pasó inadvertido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Agulló dirigirá la Banda de Pontevedra compatibilizándola con la de Silleda