Cuestionan la demolición de las presas de Coto y Martínez en el Deza

Propietarios y vecinos discrepan de la necesidad y denuncian indefensión


lalín/ la voz

Las máquinas de Copcisa SA, adjudicataria (DOG de 10 de agosto) del contrato con Medio Ambiente para la demolición de obstáculos en la cuenca del Ulla, consumaron la obra en el caso de dos presas asentadas en el río Deza entre Silleda y Cruces. Hace poco más de medio mes las presas, también conocidas como tostas, que dan histórico servicio a los molinos do Coto y de Martínez, fueron prácticamente eliminadas. En el primer caso los trabajos incluyeron la retirada en camiones del material demolido y en el de la de Martínez la enorme cantidad de piedra de cantería desmontada fue depositada en parte del propio cauce (unos 400 metros), muy amplio, creando una explanada que al mismo tiempo fue repoblada con abeneiros, acción que los vecinos cuestionan, y creen que dejaron allí la piedra por la dificultad para sacarla.

A poco de entrar las palas comenzó un movimiento de propietarios y vecinos empezando a moverse la propia asociación vecinal de Gres y planeando vincular también a la de Cira colindante. La familia Casal por el lado de Gres y la Martínez por el de Cira cuestionan, y encuentran respaldos vecinales, a las medidas de Medio Ambiente. Consideran como señala el representante vecinal Alfredo Rodríguez, que parece una actuación «a mala fe» y con indefensión para los afectados. Justifica sus palabras señalando que ningún afectado recibió aviso ni tuvo opción a alegar.

De la presa do Coto hay concesiones de 1940, alegaciones contra un embalse en Ledesma en 1957 para evitar quedar anegada, una licencia fiscal en 1981 ...

Mercedes Martínez recuerda, a pie de presa derruida, generaciones de titulares de molino y presa que ella heredó. Mil historias de río, de vivir de salmónidos y conejos... «e agora tirárona». Reitera que un año atrás le preguntaron por la presa, solo eso.

Discrepan los vecinos también del los motivos. «Solo se explica que as tiren se é para que pasen as canoas», dice uno. Otro, histórico ribereño, Manuel Vilariño recuerda pescar salmones, truchas y escalos e coller mexilóns nestas tostas. Todos defienden que no era necesario tirarlas por los salmones, el topo y el mejillón. Sempre remontaron sin problema e ademáis sa pozas son refuxio en época de gran sequía e zona de descanso necesaria..

«A algún que non viveu ao lado do río deúselle por facer esta burrada»

El presidente de la asociación de vecinos Castromouzo de Gres, Alfredo Rodríguez, es crítico con la acción: «A algún iluminado que non viveu ao lado do río deúselle por facer esta burrada». Dice que afectados por los derribos acudieron buscando apoyo y que están «recopilando información e vendo hasta que punto se pode actuar». También estudian si hay confusión de nombres (con la de García) o si no tenían que haber tirado la de Coto. Afirma que tengan o no uso los molinos ahora o de que las concesiones estén o no vivas (lo que estudian), los propietarios tienen derechos y deben poder alegar y defenderlos. Y concede gran importancia a que son presas integradas que deben ser patrimonio porque la de Martínez tiene referencias escritas del año 1872.

Un proyecto de Medio Ambiente para recuperar poblaciones de mejillón y topillo

La demolición de las dos presas entre Silleda y Cruces (Cira y Gres) se enmarca en el proyecto Lif+Margal Ulla que incluye un total de diez en el Ulla y ríos de su cuenca. Las estructuras para canalizar agua a molinos que se eliminan son, según Medio Ambiente, las que carecen actualmente de concesión por no tramitarlas o no renovarlas. En el proyecto, cuyas obras cuesta, 171. 772 euros, de los que Europa aporta casi la mitad, también participan con Medio Ambiente la universidad de Santiago y Augas de Galicia.

«É a contaminación, non as presas»

Precisamente los vecinos cuestionan el proyecto considerando que «no son as presas» lo que merma poblaciones «é a contaminación». Y contraponen que la actuación sobre el río, piedras y arboles «é unha barbaridade. Se o facemos nos que nos farían».

Votación
1 votos

Cuestionan la demolición de las presas de Coto y Martínez en el Deza