Cuestionan la demolición de las presas de Coto y Martínez en el Deza

P. V. LALÍN/ LA VOZ

SILLEDA

Propietarios y vecinos discrepan de la necesidad y denuncian indefensión

30 ago 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

Las máquinas de Copcisa SA, adjudicataria (DOG de 10 de agosto) del contrato con Medio Ambiente para la demolición de obstáculos en la cuenca del Ulla, consumaron la obra en el caso de dos presas asentadas en el río Deza entre Silleda y Cruces. Hace poco más de medio mes las presas, también conocidas como tostas, que dan histórico servicio a los molinos do Coto y de Martínez, fueron prácticamente eliminadas. En el primer caso los trabajos incluyeron la retirada en camiones del material demolido y en el de la de Martínez la enorme cantidad de piedra de cantería desmontada fue depositada en parte del propio cauce (unos 400 metros), muy amplio, creando una explanada que al mismo tiempo fue repoblada con abeneiros, acción que los vecinos cuestionan, y creen que dejaron allí la piedra por la dificultad para sacarla.

A poco de entrar las palas comenzó un movimiento de propietarios y vecinos empezando a moverse la propia asociación vecinal de Gres y planeando vincular también a la de Cira colindante. La familia Casal por el lado de Gres y la Martínez por el de Cira cuestionan, y encuentran respaldos vecinales, a las medidas de Medio Ambiente. Consideran como señala el representante vecinal Alfredo Rodríguez, que parece una actuación «a mala fe» y con indefensión para los afectados. Justifica sus palabras señalando que ningún afectado recibió aviso ni tuvo opción a alegar.

De la presa do Coto hay concesiones de 1940, alegaciones contra un embalse en Ledesma en 1957 para evitar quedar anegada, una licencia fiscal en 1981 ...