La dispersión y la concienciación, clave del éxito rural contra el covid

Dozón es el único municipio de la zona sin casos, con cifras bajas en Rodeiro y Agolada


Lalín / la voz

Combatir la propagación del coronavirus no resulta tarea fácil. Ejemplos tenemos en municipios como Lalín y A Estrada, que luchan por salir por el nivel de alerta roja. Los brotes siguen apareciendo periódicamente van echando por tierra la posibilidad de acabar por doblegar la curva de forma definitiva. Una lucha constante que pasa factura en los ánimos y, sobre todo, de forma grave en la economía que nos afecta a todos.

Dentro de las comarcas existen otros municipios privilegiados que durante la primera ola y ahora, al menos de momento en esta segunda, se mantienen en el invariable color verde con el que se marca en el mapa de la Xunta la incidencia del coronavirus al nivel más bajo, el cero. Esto supone un número de casos que abarca hasta siete y aunque ninguno de los concellos de las dos comarcas se libró de los contagios, estos fueron siempre muy inferiores a los de otros municipios vecinos. Hablamos de Dozón, Agolada y Rodeiro que son también los tres con menos población de Deza y Tabeirós-Terra de Montes.

Los alcaldes de los tres concellos achacan el éxito de esta escasa incidencia del virus a una mayor dispersión de la población y a un alto grado de concienciación de los vecinos, aliñado también, todo hay que decirlo con una pizca de suerte, dice alguno.

El alcalde de Rodeiro, Luis López, considera que «hai un compoñente de sorte importante», algo que comparte también su homónimo de Agolada, Luis Calvo. Pero ambos, al igual que el regidor de Dozón, Adolfo Campos destacan, sobre todo, la concienciación de los vecinos que es muy grande. López subraya que «as reunións en casa dos veciños, esa mestura social que existía, os encontros nas portas para falar,... todo iso cortouse de raíz por iniciativa dos propios veciños». Resalta «o medo da xente ao virus, que en Rodeiro é grande, e acaba levando a cumprir e atopas xente que leva catro meses sen baixar á Rodeiro». Los vecinos, dice, escapan de concentraciones de gente como entierros, velatorios o del centro de salud, donde antes concentraba a un buen número de ciudadanos en horas de atención sanitaria.

El alcalde de Dozón, Adolfo Campos incide en que «hai máis dispersión da poboación e menor interacción, cunha forma de vivir moi diferente á dunha cidade», destacando que «agás Rodeiro, estamos practicamente rodeados por municipios con restricións perimetrais», aunque «dáse o caso de que sectores como a hostalaría están tendo máis movemento que antes porque sempre hai camioneiros que paran a xantar ou tomar un café, por exemplo, o que é positivo economicamente, pero tamén supón un risco de entrada dalgún foco de contaxio». Indica que en otros casos como es «a feira da Gouxa, a actividade é practicamente nula».

El regidor de Agolada, Luis Calvo, explica que «ven xente de todos lados» y resalta que «nos seguimos facendo desinfeccións diante dos bancos, dos supermercados, do centro de saúde,...». Desde el primer momento el Concello reparte de forma periódica mascarillas. «Acabamos de mercar máis e cada pouco repartimos un montón. Ven moita xente polo Concello pedindo máscaras e llas damos», dice. Señala que entre los vecinos «por sorte, precaución si hai».

López también pone el acento en la ayuda que supone la dispersión de la población en aras de evitar que el virus se extienda aunque a Rodeiro y a las empresas del municipio, señala, «ven tamén a traballar moita xente de fora». El Concello suprimió ya desde el principio todo tipo de actividades colectivas.

Cumplimiento estricto de los protocolos y actuaciones

López subraya los protocolos puestos en marcha en instalaciones como la piscina en verano o el gimnasio «tratando de ter os menos riscos posibles» y cumpliendo, dice, todos ellos a rajatabla. Suma la organización de los servicios municipales con medidas que «funcionaron». En Dozón, el alcalde resalta el cumplimiento de todos los protocolos en el consistorio en cuanto a distancia de los trabajadores, mamparas anti contagio, uso de mascarillas, geles, etcétera. Algo que se repitió en Rodeiro y Agolada. Los tres concellos repartieron mascarillas a la población y realizaron desinfecciones.

En Agolada, una de las primeras medidas adoptadas al inicio de la pandemia fue surtir de todo tipo de medios de protección a las trabajadoras del Servizo de Axuda no Fogar, que se considera un personal de riesgo al atender a personas de avanzada edad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La dispersión y la concienciación, clave del éxito rural contra el covid