La campaña para salvar al caballo Furion, a punto de lograr su objetivo

Rocío Perez Ramos
Rocío Ramos LALÍN / LA VOZ

LALÍN

Cedida

El equino lalinense continúa su recuperación en París tras ser operado

21 may 2024 . Actualizado a las 05:00 h.

Ayer Zhixian Xu, más conocido como Unas, anunciaba a través de sus redes sociales el éxito de la campaña emprendida por una amiga de este ingeniero chino hace unas semanas, a través de la plataforma Gofundme, para salvar a su caballo Furion después de que fuera atropellado en Bulgaria, a unos 50 kilómetros de la frontera griega. Pese a que algunos le aconsejaban sacrificar al animal, a la vista de las lesiones sufridas en una pata trasera, Unas, no cejó en su empeño por salvar a su compañero de aventuras que realizó el periplo que inició en febrero del 2022 en Lalín y le llevó por toda Europa. Una ruta que truncó el accidente. El caballo fue trasladado desde Bulgaria por su dueño a una clínica de París. Llegaron el pasado 27 de abril y el 29 fue operado por el doctor Fabrice.

Unas explicaba que este centro es uno de los dos existentes en el mundo que realizan este tipo de intervenciones. El objetivo de su propietario fue siempre el de salvar el animal a costa de una inversión cuantiosa. La campaña fijaba un objetivo de 13.700 euros, necesarios para hacer frente a todos los gastos. Y ayer por la tarde, se habían recaudado ya 12.700 euros gracias al ingreso de un total, a esa fecha, de 403 donativos. De ahí, el anuncio de Zhixian Xu de que pronto se cerraría la campaña de recaudación.

Mientras tanto, Furion continuaba estos días su recuperación en la capital francesa. Los primeros días, Unas acampó a las puertas de las cuadras para seguir de cerca la evolución de su caballo. En una de las últimas entradas de Facebook de Unas, este publicaba un vídeo en el que daba de comer unas fresas al caballo lalinense que asomaba su cabeza al exterior a través de uno de los portones del establo.

Este espera que el caballo pueda seguir disfrutando de una vida feliz confiaba que «sus fuertes genes árabes» pudiesen acelerar su recuperación. No obstante, la aventura de ambos seguramente acabará en París. El pasado 5 de mayo, Unas cumplía 35 años y se planteaba la posibilidad de regresar a casa. Ayer apuntaba que buscaba donde dejar a Furion después y se marcaba, entre otros propósitos, crear una marca con la imagen del caballo y escribir un bestseller.

Si no se produjera el accidente que frenó su ruta en Bulgaria, les esperaban aún etapas muy difíciles hasta llegar a su destino en la ciudad china de Heze. Los mayores problemas, que Unas llevaba tiempo intentando solucionar con visitas de diferentes cuadras en distintos países árabes, era cómo cruzar algunos de estos países donde existen restricciones para la entrada, y sobre todo la salida, de equinos. Unas dificultades a los que se sumaban la de trazar una ruta que evitase zonas conflictivas o de guerra, lo que le llevaba a evitar el paso por Ucrania y Rusia. Por París, Unas y Furion habían pasado en julio del 2022 regresando dos años después a causa del accidente y la fractura sufrida por el equino. En Lalín, Javier Blanco, que fue quien le vendió a Furion y quien le enseñó a montar tras unos meses de clases en la capital dezana, no deja de seguir de cerca el periplo de su amigo y la suerte del caballo. Blanco llegó a plantearse incluso la posibilidad de realizar con un caballo propio la parte de la ruta que su amigo posiblemente no pueda hacer e ir de Bulgaria hasta Heze.