«Hai quen leva xoguetes por 50 euros e quen gasta 2.000 euros»

Rocío Perez Ramos
Rocío Ramos LALÍN, A ESTRADA / LA VOZ

LALÍN

Rocío Ramos

La campaña navideña está arrancando con productos ya casi agotados

07 dic 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

Con el mes de diciembre iniciado, las compras de juguetes empiezan su temporada más alta de ventas. Alfredo González de Tiko Doco en A Estrada y Enrique Álvarez de Don Dino, en Lalín, coinciden en que este año el inicio de las ventas lleva un ligero retraso. Algo que, apunta González, sigue la pauta de los últimos años tras la pandemia señalando que si antes el tirón empezaba a finales de noviembre ahora viene siendo habitual que no arranque hasta estos días de diciembre e incluso se espera que las ventas se activen mucho más a partir ya de la semana que viene una vez pasado el puente.

La campaña de Navidad constituye el principal pulmón del sector y sus ventas constituyen, para el comercio local, el colchón del que tirar en otros meses del año en el que está todo mucho más parado. La inflación galopante y la subida de los precios que se nota especialmente en la cesta de la compra pasa factura a las economías familiares donde toca apretarse el cinturón. No obstante, más o menos tardías, las compras se producen. Los comerciantes se quejan de que muchos clientes esperan a última hora y eso hace que no siempre puedan conseguir lo que buscan.

En cuanto a la inversión que hacen las familias en juguetes en estas fechas cada cliente es un mundo. «Hai quen leva 50 euriños en xoguetes seleccionando moito as cousas e quen gasta 2.000 euros», comenta González. Una cantidad que aunque puede parecer muy alta depende de lo que se compre teniendo en cuenta que hay juguetes de precio muy elevado. Casas de muñecas con complementos varios que se van a varios cientos de euros o vehículos eléctricos que imitan a los de verdad que pueden ser caros.

En estas fechas el márketing marca la pauta y ambos coinciden en que lo que se vende es lo que sale en televisión. Las fuertes campañas publicitarias y el bombardeo continuo de anuncios de determinados juguetes fijan la tendencia y mientras el resto del año, apunta Enrique Álvarez, «se vende un poco de todo», en estas fechas se pide lo que más se ve y está más de moda. Pasado ese bum, es habitual que algunos juguetes que fueron muy demandados queden después en las estanterías sin apenas demanda.

Precisamente son esas modas y algunas novedades las que hacen que cada año haya juguetes que a principios de diciembre se agoten. Este año en las tiendas de juguetes tienen clara la lista. Una de las primeras en el ránking es la Nancy Aitana y otra, en este caso por segundo año consecutivo, es la Casa de Gabby, un juguete cuyo coste de cien euros no es impedimento para que tenga una gran demanda. Otra es la mascota virtual Bitzee.

En cuestión de juguetes la variedad es infinita. Alfredo González, al igual que sus compañeros de sector, inciden en la importancia de la calidad y de «mercar xoguetes que teñan pasadas as inspeccións da Unión Europea e ofrezcan unha garantía porque por aí vense xoguetes que destiñen e iso que desprenden é tóxico, tornillos que se caen e poden levar a provocar algún atragantamento....». Muchas veces «o barato sae caro», sentencia.

Señala que «unha boa inversión é un xoguete que acompaña a un neno, que vai xogar moito con él e recomendamos deixarse de tanta electrónica e mercar xoguetes que medran con eles».

Pone de ejemplo muñecas como las Reborn que «van cos nenos de viaxe e duran ata que pasan a seguinte xeración en moitos casos» o de juguetes míticos como aquellos castillos Exin uno de los cuales en casa de Alfredo aún sigue en pie y es usado por la tercera generación». Lo mismo pasa con otros juguetes clásicos. Playmóbiles, Legos, Nancys y Nenucos, Pinypon, juegos de mesa o de manualidades, sillitas y cochecitos, muñecas bebé o mascotas algunos de los juguetes que constituyen como apunta Álvarez «un fondo de armario que siempre se vende» y al que se añaden clásicos de mesa desde el bingo al parchís pasando por trivial, Monopoly o el tragabolas.

Junto a ellos algunos que vuelven a salir cada cierto tiempo en busca del tirón que tuvieron la primera vez pero que no siempre consiguen a la segunda o la tercera. Este año regresaron las muñecas Monster High, los Furbys y los muñecos Sticht junto con los tamagochis. En cambio franquicias como las de Peppa Pig o La patrulla canina continúan teniendo mucha aceptación.

Apuesta por la calidad y las compras en el comercio local

Alfredo González y Enrique Álvarez hacen un llamamiento a las compras en el pequeño comercio ese que mantiene vivos los pueblos y que está más cerca del cliente y le ofrece una atención personalizada. «Agora xa non se compite tanto por prezo», añade y a mismo coste se ayuda a incentivar la economía local. En estas fechas las diferentes localidades de las dos comarcas ponen en marcha campañas que tienen como objetivo incentivar compras con sorteos, regalos y actividades múltiples. En A Estrada, apunta González, «empezamos co reparto de tickets o día 1 e xa se notou un aumento das vendas dende esa data». En Lalín, las Aldeas de Nadal siguen llenando la localidad y atrayendo visitantes que dejan dinero en la hostelería y en el comercio local.