Lalín llegó a más de cincuenta países en las imágenes del Mundial de enduro

Javier Benito
j. benito LALÍN / LA VOZ

LALÍN

Su promotor quiere seguir cuatro años en Galicia y barajan repetir en Deza

09 may 2022 . Actualizado a las 20:58 h.

Tocaba ayer hacer balance en Lalín del Mundial de enduro, cuya primera prueba de la temporada bajaba el telón este domingo. Una competición que generó en torno a 3,5 millones de euros de impacto económico, pero que también supuso una promoción relevante de las tierras lalinenses en todo el mundo. La organización envió señal de televisión a 51 países, además de presencia en múltiples medios de comunicación y en redes sociales, en este último caso pendiente de evaluar los impactos. Pero ya se trabaja para que Galicia continúe acogiendo a corto plazo de nuevo la carrera, sin descartar que «una o dos» en los próximos cuatro años recalen de nuevo en Lalín, según el promotor del Mundial, Francisco Pita.

El alcalde, José Crespo, destacó el «inxente traballo» de José Canda para traer y organizar la prueba, que extendió al club Móvete na Moto. Confía en que puedan organizarse «cousas importantes en Galicia» con Pita, considerando que esta prueba mundialista supuso el mayor evento deportivo en números absolutos para Lalín y Deza, por impacto económico y mediático. Tildó de éxito la organización, pese a ser la primera vez tanto para el promotor del Mundial como para el Concello, con algún fallo de intendencia que se pudo subsanar y con los pilotos mostrándose contentos. Dijo haber recibido felicitaciones vecinales por la celebración de este tipo de competición, agradeciendo también que no hubiese quejas por algunos trastornos generados.

Mientras, el presidente de la Federación Galega de Motociclismo y alma máter de la prueba, José Canda, agradeció el apoyo logrado de los organismos oficiales que permitió cubrir el importante presupuesto que supone organizar una competición mundialista. Mostró su orgullo por haber cumplido el sueño de traerla a Lalín, con algún detalle a corregir ya que hubo público que no respetó las vallas en el paddock. Y aventuró su pretensión de repetir «un ano más polo menos». Esperaba que hubiera asistido más público, aunque en especial el viernes hubo muchos espectadores, pero el calor y la nube de polvo generada en algunos de los tramos tampoco ayudaron a ese objetivo.