En la Rolda Leste y la avenida Cuíña se fijará una velocidad máxima de 50

Javier Benito
j. benito LALÍN / LA VOZ

LALÍN

miguel souto

En el casco urbano de Lalín se circulará a 30 kilómetros, con 3 excepciones

05 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Desde la próxima semana entra en vigor la nueva normativa de la Dirección General de Tráfico que obligará a reducir la velocidad en la mayoría de calles a 30 y a 20 kilómetros por hora. En Lalín ya se trabaja hace tiempo en ese ajuste, con la señalización ya contratada hace días. Pero ayer el regidor, José Crespo, desveló en Radio Voz algunas decisiones específicas en la aplicación de ese cambio. Destaca por ejemplo la decisión de fijar en 50 kilómetros por hora el paso por la circunvalación, es decir, Rolda Leste y avenida Xosé Cuíña. «Aínda que habería que poñerllas a 30 parécenos excesivo», dijo Crespo, avanzando que cuenta se urbanice la avenida Xosé Cuíña se reducirá de 50 a 30 kilómetros la velocidad autorizada.

El Concello adopta esa decisión aplicando la excepcionalidad que les permite la norma, tanto de rebajar más la velocidad máxima permitida como de aumentarla en los casos de viales con un carril por sentido. En esa situación se encuentran Rolda Este y avenida Cuíña, que en lugar de a 30 quedarán a 50 kilómetros por hora, el tope al que puede incrementarse. Mientras, en el casco urbano se deberá circular a 30, con tres excepciones en puntos donde hay plataforma única, donde será a 20: en García Sánchez, en la calle Matemático Rodríguez frente a la estatua de Loriga y en Calvo Garra.

El regidor lalinense también apuntó que en las calles que son propiedad de Fomento, es decir, Corredoira, Ponte y Areal -formando parte de la N-525 y N-640- se dejará en manos del ministerio la decisión sobre la velocidad a la que se podrá circular. En principio debería ser a 30 al ser un carril por sentido.

Crespo defiende que haya más consultas médicas presenciales

En torno al debate surgido sobre la carencia en cuanto a las consultas médicas presenciales en Lalín, Crespo defiende que deberían ser las máximas posibles una vez que los facultativos están totalmente vacunados. Eso sí, apuntó que «ese é un tema que ten que decidir exclusivamente o Sergas», de quien depende el personal del ambulatorio.

«Agora que están vacinados debería facerse un esforzo para que todas as consultas fosen presenciais. Eu supoño que este tema, que está pasando en Lalín, non pasa só en Lalín, senón en toda Galicia e terá que ser o Sergas o que determine e ditamine», apuntó el regidor. Cree que poco a poco se regresará a la normalidad y defendiendo consultas presenciales, en especial para los mayores, ya vacunados.

El alcalde lalinense prevé cambios en el Premio de Gastronomía y reconocer a los jóvenes valores

El alcalde lalinense abordó también en la entrevista cuestiones relativas a la Feira do Cocido, tras su estreno como fiesta de interés turístico internacional. Crespo avanzó la intención del gobierno local de reducir de cuatro, uno por provincia, a único galardón para toda Galicia en la sección Toda unha vida del Premio de Gastronomía de Galicia. «Empezamos no 1995, xa choveu moito e xa foron moitos premios Toda unha vida os que demos, máis de cen», argumentaba. Además, algún miembro del jurado de esta edición apuntó dar protagonismo al vino, por lo que podría haber un galardón en torno a los caldos y los licores gallegos.

Otra vía que se explorará por la comisión para el próximo año será, dijo Creso, la posibilidad de otorgar un premio gastronómico a nuevos valores que están empezando «pero que xa teñen unha traxectoria». Ensalzó el regidor el alto nivel de los galardonados en esta edición, que recibirán el premio el día 28 de mayo. Esos previsibles cambios para el 2022 no se abordarán en otra de las «patas» de la Feira do Cocido, el Premio Nacional de Periodismo Gastronómico Álvaro Cunqueiro, que sigue «en liña activa».

Feiradeza y Feira do Cabalo

Respecto a la posibilidad de celebrar este año certámenes como Feiradeza, o la Feira do Cabalo, Crespo apuntó que aún «

é moi cedo para decidir se se van facer certas cousas

». Todo dependerá de la evolución de la pandemia, evaluándose organizar algo en septiembre, con las fiestas patronales también en el calendario. Eso sí, las decisiones no se tomarán hasta finales de agosto.