La pandemia incrementa la oferta de bajos comerciales en Lalín

Las ventas están muy paradas pero el mercado aporta oportunidades para inversores


Lalín / la voz

Después de algo más de un año de pandemia, la crisis económica hace mella en muchos negocios de la zona, especialmente los vinculados al sector de la hostelería, pero también en el de todo el comercio que sufre los efectos de los cierres y las restricciones continuas. No son estos tiempos para abrir un negocio, pero aún así en el último año algunos abrieron sus puertas en Lalín, incluido alguno de hostelería, desafiando a la crisis.

En las inmobiliarias lalinenses coinciden en que el mercado de venta de locales comerciales está prácticamente parado. La oferta, en cambio, es muy abundante y variada en Lalín. Dado que el mercado se mueve teniendo en cuenta la oferta y la demanda y la oferta es mucha y la demanda prácticamente nula, se pueden encontrar algunas gangas. Existen, dicen en las inmobiliarias, buenas oportunidades para inversores.

Inés Rodríguez de Inverdeza explica que «o comprador que sigue tendo cartos pese a situación na que vivimos, é o que pode mercar con vistas a invertir». Puede permitirse el lujo de comprar ahora y sacarle provecho cuando la situación económica remonte. Pilar González García de GF Inmobiliaria coincide con su compañera en tal y como está la situación es difícil de encontrar a alguien que monte ahora un negocio. Para las inmobiliarias «este no es el momento de vender» pero sí puede ser el de comprar como inversión.

En cuanto a los precios, el de algunos bajos cuyos propietarios necesitan vender, bajan de precio precisamente para poder darles salida, aunque también hay muchos bajos que llevan décadas a la venta. Muchos están sin acondicionar y si los dueños no necesitan el dinero siguen en el mercado al mismo precio. La oferta es muy extensa. En un recorrido por los portales de las diferentes empresas que operan en la zona se puede encontrar un amplio abanico que incluye bajos sin acondicionar, acondicionados, grandes, pequeños y casi en cualquier calle hay propuestas diferentes.

Como muestra se puede encontrar un bajo de 40 metros en la rúa Joaquín Loriga de Lalín a un precio de 10.100 euros, uno de 435 metros cuadrados por 52.000 euros en la rúa F o uno de 519 metros cuadrados en bruto en la avenida Bos Aires por 119.000 euros. Se oferta un local de 63 metros cuadrados con un baño en una entreplanta de la rúa Joaquín Loriga por 27.700 euros y un local de 1.666 metros cuadrados por 214.000 euros.

Los precios son muy variables y no siguen ningún patrón. Los fijan los propietarios y eso hay que se encuentren bajos con diferencias abismales de precio el metro cuadrado. Influyen también la situación y las características de cada local, así como los servicios de los que dispongan.

A diferencia de otras villas y zonas de ciudades en las que el cierre de negocios va vaciando calles, Lalín sigue teniendo mucha actividad comercial y hostelera aunque ese movimiento constante de aperturas y cambios esté parado y sume cierres nuevos de negocios en el último año, especialmente de bares.

Alquileres con precios más bajos con algunos meses de carencia

En la venta de locales muchos mantienen el precio, pero en el mercado del alquiler la cosa es diferente. La grave crisis provocada por la pandemia obligó a industriales a colgar el cartel de cerrado. Muchos de los negocios instalados en Lalín lo están en locales de alquiler. Son bajos acondicionados cuyos propietarios, generalmente, en cuanto quedan vacíos, buscan relevo.

Ya que estos no son tiempos propicios para un negocio, se trata de incentivar el alquiler. Inés Rodríguez de Inverdeza explica que «algún propietario oferta precios máis baixos e algúns meses de carencia». Es un incentivo más a la hora de buscar emprendedores que ocupen el bajo. Pese a todo no es fácil. Pilar González García, de GF Inmobiliaria comenta que en estos momentos prácticamente solo se mueven los alquileres en bajos que se encuentran ya acondicionados.

Los empresarios buscan realizar la inversión más pequeña posible, teniendo en cuenta que se trata de un local que no es propio. Esas bajadas de precio y la oferta de meses de carencia mejorando las condiciones explica también el constante cambio de ubicación de algunos negocios en los últimos años y también especialmente desde el inicio de la pandemia. Aunque también sigue habiendo propietarios que mantienen peticiones con precios muy altos de alquiler.

Locales en busca de dueño en el centro comercial Pontiñas

Ya antes de la pandemia, los centros comerciales tenían colgado el cartel de se vende o se alquila en muchos locales. En las paginas web de las inmobiliarias se ofertan muchos de ellos.

En el centro comercial Pontiñas se pueden encontrar bajos de diferentes tamaños a precios muy diferentes. Entre ellos dos al mismo precio: 29.700 euros, uno de ellos de 152 metros cuadrados que bajó y al que se le aplica ya una rebaja de 10.660 euros y otro mucho más pequeño, de 46 metros cuadrados. A estos se suma, por ejemplo, uno de 249 metros cuadrados por 38.100 euros. En diferentes portales inmobiliarios se encuentran diferentes ofertas, algunos de espacios con opción de alquiler como uno de 65 metros por el que piden 408 euros al mes de alquiler. Una amplia variedad que incluye oportunidades como un local de 106 metros cuadrados por 23.000 euros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La pandemia incrementa la oferta de bajos comerciales en Lalín