«Comprobé que no existe todavía concienciación medioambiental»

Reconoce que mantener en perfecto estado el casco urbano es una tarea complicada


lalín / la voz

Celia Sánchez Lamazares llegó a Lalín en el año 2016, procedente de su Venezuela natal, para cuidar de su padre que vivía solo. Después de ejercer como secretaria en Latinoamérica y trabajar en otros sectores, desde el pasado mes de julio desempeña funciones de operaria de vertedero en el Concello de Lalín. Trabajo que, reconoce, «no quiere hacer todo el mundo».

-Personalmente no tuvo ningún reparo en apuntarse al puesto.

-Ninguno. En Venezuela nunca trabajé de esto pero al venirme a Lalín a cuidar de mi papá, y saber que había esta oferta pues me apunté. Siempre me gustó la naturaleza y aquí siempre estamos trabajando fuera.

-¿En qué consiste exactamente su cometido?

-Somos dos peones, Mario y yo, y nos encargamos de limpiar de basura las aldeas, polígonos, vertederos y el propio casco urbano. Las zonas en las que actuamos nos las marca el concejal de Medio Ambiente, que por cierto es estupendo y no deja de traernos incluso el café si estamos en un paraje, como es el caso de los vertederos en medio del monte, en donde no hay lugar para comprarlo.

-¿Se encontrarían con un poco de todo a lo largo de estos meses?

-De todo. Encontramos algún vertedero que llevaba 35 años sin limpiar. En Bendoiro sacamos unas 300 bolsas de residuos, en la zona de Botos por donde pasa el AVE retiramos 90 bolsas de basura... En Soutolongo, en la Rúa 23, en el polígono... No sabría decirte... Creo que he visitado todas las parroquias del municipio de Lalín, y posiblemente tenga un mayor conocimiento del concello en ese sentido que muchos lalinenses.

-¿Los ciudadanos son colaborativos?

-Hay de todo pero comprobé que no existe todavía concienciación medioambiental. Sin embargo la naturaleza precisa estar limpia. Mucha gente se extraña cuando llegamos a una determinada aldea, nos preguntan lo que vamos hacer y algunos nos animan en nuestro trabajo, pero también nos hemos encontrado con quienes ponen en duda la conveniencia de retirar basura al considerar que pronto habrá un nuevo vertedero. En el casco urbano, por ejemplo, es muy difícil también mantener todo limpio. Es una pena que no exista una mayor implicación por parte de los ciudadanos a la hora de limpiar nuestro entorno, sea en las aldeas o en las calles de los cascos urbanos.

-Quizás lo hagan las generaciones venideras.

-Ojalá. Sin embargo tengo dudas... Estuvimos limpiando en las cercanías de un instituto y los chavales seguían tirando los papeles por las ventanas. Falta también concienciación entre los chavales. No les vendría nada mal hacer una recogida de basura, pero seguramente no les agradaría nada (risas).

-Dedicaron esta semana entera al paseo del Pontiñas.

-Todo el mundo sabe que el invierno fue muy lluvioso y se produjo mucho arrastre... Nos hemos encontrado con montones de toallitas, papeles, bolsas... Dedicamos la semana a adecentar toda la zona, tanto en las inmediaciones del río como dentro, y lo cierto es que hemos retirado mucha basura. Todas las bolsas naranjas son nuestras (risas). Creo que ya se nos identifica con las mismas, por donde pasamos allí quedan todas bien cerradas y preparadas para ser recogidas.

-Seguro que se encontraría con alguna situación desagradable.

-Claro. Bueno para muchas personas este trabajo ya sería de por sí desagradable... No es mi caso y ojalá me dieran otra oportunidad de trabajo... Recoger los restos de animales en descomposición de algún vertedero como hicimos, fue de lo más desagradable.

«Me satisface que todo quede bien limpio y retiro hasta los papeles de los caramelos»

Desde la parroquia lalinense de Goiás donde vive, Celia disfruta del medio rural y de una naturaleza que hay que preservar.

-Es una pena que no hagamos las cosas bien. Quizás sea necesario impartir charlas informativas y formativas... Nos estuvimos empleando a fondo para dejar el Pontiñas en las mejores condiciones, por ejemplo, dimos el 100 % pero, ¿tardará mucho en estar lleno de basura? La semana que viene vamos a dar el último repaso al casco urbano, antes de finalizar nuestro contrato, para que presente su mejor cara. Personalmente me satisface que todo quede bien limpio, y retiro hasta los papeles de los envoltorios de los caramelos.

-¿Qué zonas son las que considera que están más limpias?

-Me sorprendió la zona de Vilatuxe por la amabilidad de su gente y por el hecho de que es una zona que se mantiene bastante limpia. Bueno, lalinenses amables los hemos encontrado en otros muchos lugares... Inicialmente se sorprenden al vernos llegar pero luego se portan muy bien con nosotros. Nos hemos topado con gente muy amable.

-¿Herramientas pocas?

-(Risas) Pocas. Una sacha, un rastrillo y muchas bolsas; voy acabar con ellas (risas). En el Pontiñas usamos también unos ganchos largos para dar con las toallitas, bolsas y papeles. Es importante que se sepa que hemos recogido más de 2.000 toneladas de basura en estos meses, y todo a mano. No empleamos ningún tipo de máquina.

-De sus palabras se desprende que este trabajo fue en general satisfactorio.

-Lo fue. A mucha gente no le gustaría... Otros no le dan importancia a lo que hacemos o no lo valoran, pero sinceramente creo que se hizo una gran tarea y conseguimos limpiar muchas zonas. Ahora, por favor, que las cuiden.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Comprobé que no existe todavía concienciación medioambiental»