Los gimnasios reivindican su papel en la salud ante el nuevo cerrojazo

El lalinense Antonio Riádigos y la estradense Sofía Mosteiro señalan que muchos de sus usuarios acuden por recomendación médica y destacan los mínimos contagios


a estrada / la voz

Los gimnasios vuelven a sufrir a partir de hoy un nuevo cerrojazo tras las estrictas restricciones de la Xunta, al igual que lo padecieron del 14 de marzo al 11 de mayo. Desde entonces, y en medio de un vaivén de normas ?desde la cita previa, a ocupaciones que fueron variando del 30 al 50 %? mantenían una actividad que se cierra de nuevo al menos tres semanas. El sector está cansado.

Sobre esta nueva medida, Antonio Riádigos, gerente de Vitalqi de Lalín, lo tiene claro: «É totalmente nefasto, un absurdo. Estamos moi enfadados, porque non sabemos que criterios teñen os políticos para tomar esta medida. O xoves pasado dixeron que non podiamos usar duchas nin vestiarios, e non máis de catro persoas por sesión. Nós temos 100 rapaces en kung-fu: pasamos unha noite para reorganizar 25 grupos con monitor, para que o luns digan que pechan todo. É indignante». Señala además que el cierre no se ve acompañado por ayudas: «En Alemania tes o 75 % da facturación, así si. Non se pode pechar así, eu non tuven nin a axuda do Concello de Lalín, que veu denegada».

Sostiene que muchos de sus usuarios acuden por cuestiones de salud al gimnasio, «incluso por recomendación médica» y se verán privados del servicio. En la misma línea apunta Sofía Mosteiro, del estradense Absolute Centro Wellness: «Mentras nos inclúan no eido do ocio, como as verbenas, imos ter un problema, cando eu teño unha porcentaxe moi elevada de persoas que veñen por problemas de autonomía funcional. Non acude só xente a spinning, baile ou Pilates, tamén veñen a unha terapia para ser funcionais mediante a actividade física», en una segunda fase tras pasar por fisioterapia.

Cumplimiento de normativa

Apunta además la importancia para la salud, incluso psicológica, de quienes practican deporte en estos centros. Y subraya: «Somos zonas de contaxio practicamente cero, e será porque cumprimos as normas». Coincide Riádigos: «Na casa somos tres autónomos, que traballos continuamente no ximnasio, e ningún de nós padeceu a enfermidade, e non tivemos ningún caso alí». En la instalación se cumple escrupulosamente la normativa, con uso de mascarilla, higiene de manos, distancia social, ventilación constante e instalación de medidores de dióxido de carbono. Sofía Mosteiro es muy gráfica: «A hixiene é máxima, eu estou máis tranquila que na casa».

Ambos profesionales coinciden en la importancia de preservar la salud de todos, pero están convencidos de que los gimnasios no son parte del problema sino que incluso pueden serlo de la solución.

La mayoría de centros paraliza las cuotas a sus usuarios hasta la reapertura, prevista para el 17 de febrero. Sucede también en instalaciones de titularidad pública como el Lalín Arena, que prolonga además el período para disfrutar bonos en el centro por un tiempo equivalente al que se prolongue este nuevo cerrojazo.

La alternativa de las clases en línea

Desde el centro ETP de Lalín también consideran injustamente tratado al sector al incluirlo dentro del ocio. Desde hoy pasará a realizar todos los entrenamientos y clases dirigidas de forma virtual, al igual que en el primer confinamiento, para lo que apostaron «por ampliar nuestra plantilla para prestar un mayor servicio aún más personalizado». Vanesa Insaurralde encabeza el equipo, integrado en total por seis profesionales y que impartirá más de 30 sesiones semanales retransmitidas en HD por la red. Consideran que «más allá de que las restricciones impuestas por los gobernantes resulten o no efectivas, nos sentimos con la obligación de incentivar a la gente a continuar con los hábitos deportivos, motivándoles a adaptarse a las normativas tal y como hemos hechos desde el primer momento».

También Sofía Mosteiro optará por esta vía: hoy tocará planificar cómo lo hace, pero se plantea grabar clases de unos 30 minutos que sus abonados puedan seguir desde casa. La razón de ese tiempo es que por el momento pueden salir de casa a correr, y complementar esa actividad física con su mini-clase. Vitalqi oferta entrenamientos personales en línea, pero Riádigos tiene claro que sus usuarios quieren acudir al gimnasio, con sus rutinas habituales, en lugar de hacerlo en casa con más limitaciones.

Probable cierre del circuito de Soutelo, ya con usuarios en mínimos las últimas semanas

El cierre perimetral de Forcarei hizo caer el número de usuarios a mínimos. Únicamente profesionales como autoescuelas podrían desplazarse hasta las instalaciones de Soutelo de Montes, por lo que en principio ?y a falta de lo que recoja expresamente el DOG y decida el Concello? desde hoy podría cerrarse durante tres semanas. Así lo indicaba ayer José Murado, que ostenta la concesión del World Rally Bar, la cafetería del circuito. El anuncio del nuevo parón de la hostelería le sorprendió mientras acondicionaba el local con nueva pintura para darle un cambio de imagen.

Murado expresaba en primera persona la desesperación del sector de la hostelería: agravado en su caso concreto por más de cuatro meses de obras en la pista, el pasado confinamiento y ahora la tercera ola: «En tres años no sabemos lo que es trabajar un año entero».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los gimnasios reivindican su papel en la salud ante el nuevo cerrojazo