La solidaridad reinó en los premios Lalinenses do Ano en un año aciago

Rocío Perez Ramos
Rocío Ramos LALÍN / LA VOZ

LALÍN

Miguel Souto

Recogieron los galardones Carabelo, José Luis Pereira y Antonio Vidal Neira

27 dic 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

La entrega de los Premios Lalinenses do Ano fue fiel a su cita pese a las dificultades derivadas de la pandemia y las restricciones sanitarias. Un acto que sirvió de despedida a un año aciago que, como decía el conselleiro de Cultura, Román Rodríguez, «lembraremos sempre». En este 2020 tan especial, Lalín quiso poner el acento en la solidaridad premiando a gente que «si sempre é boa é xenerosa _ apuntaba el conselleiro_ este ano son máis bos e xenerosos que de costume». Tanto el alcalde de Lalín, José Crespo, como el conselleiro incidieron en un año complejo. Crespo quiso trasladar un mensaje positivo recordando que este año también deja «cuestións importantes como a contratación das obras do CIS, a posta en marcha da ampliación da cuarta fase de Lalín 2000, 14 millóns de euros nos orzamentos da Xunta, a internacionalización do Cocido, un investimento récord do IDAE e os orzamentos mais altos da historia de Lalín». Dio las gracias «á gran maioría dos lalinenses por ter dado unha lección de coraxe, fortaleza, de comportamento e de exemplaridade á hora de afrontar a pandemia» trasladando a los vecinos un mensaje de esperanza. El mismo que daba Román Rodríguez que pidió un gran aplauso para los que nos dejaron este año a causa del virus y para todos los que estuvieron ahí cuidándonos.

José Luis Pereira, Seixo, galardonado por su proyecto Recycling, destacó que es una iniciativa familiar que lleva a cabo con su mujer y su hijo, animando a todos los lalinenses a desarrollar y poner en marcha sus ideas «que apartedes esa vergoña, ese que dirán e si tendes unha idea ou un proxecto o levedes adiante con gañas». Indicó que Recycling «xurdiu da nada pero con tesón, con constancia, chegou onde está».

Valentina Garcia y Eva Pol recogieron el galardón en nombre de Carabelo, una asociación al servicio de «todos los niños de Lalín» expresando su agradecimiento a las familias, a los voluntarios, a O Mencer y al Concello de Lalín y recordando a Lala García Portillo, una de las fundadoras de Carabelo hace 7 años y que por motivos personales se mudó al otro lado del Atlántico.