Una lareira de Lalín ilustra la obra «Historia de Galiza» de Otero Pedrayo

francisco rubia alejos LALÍN

LALÍN

Museo de Pontevedra

La imagen, de la que se desconocía su lugar preciso, pertenece a Don Freán

09 ago 2020 . Actualizado a las 13:07 h.

La observación atenta de una fotografía para efectuar su lectura, puede proporcionar una amplia y valiosa información. Siguiendo esta premisa pasamos a comentar la imagen de Unha lareira en Lalín, aparecida en el segundo volumen de la prestigiosa obra Historia de Galiza, publicada en 1973 bajo la dirección de Ramón Otero Pedrayo por Ediciones Galicia, del Centro Gallego de Buenos Aires ?obra inconclusa de la que solo se llegaron a editar tres volúmenes? 

Al tratar de la cocina en el rural se ilustra con la fotografía ?pág.101, fig.72? a cuyo pie dice textualmente: «Unha lareira en Lalín. Á direita, o fogar co pote, a pota, a gramalleira e as trébedes; á ezquerda, o cantareiro coa ferrada».

De la mencionada fotografía no se especifica ubicación precisa. Tampoco figuran datos suficientemente explícitos en otra foto de la misma serie que hemos localizado en el Archivo Gráfico del Museo de Pontevedra ?realizada desde diferente ángulo y en el mismo momento? a cuyo dorso indica: «Cocina de un pazo (Lalín). Fot. : Anónimo». Esta instantánea, de la que solicitamos copia, fue la que hemos elegido para realizar este trabajo, por considerarla más adecuada y por captar un singular rayo de luz que abordaremos más adelante.

El fotógrafo centra el foco en el lar donde se enciende la lumbre, en que se reconocen diversos enseres, así como partes arquitectónicas antiguas. De todo ello desarrollaremos comentario y, al hilo, algunas adicciones y aportaciones inéditas.

En cuanto a la datación de las fotografías las situamos dentro de las primeras décadas del siglo XX, por lo tanto considerablemente anteriores a la edición del susodicho libro de Otero Pedrayo. Tocante a su ubicación concreta, pertenecen a la «cocina de abajo» del pazo de Don Freán, sito en la parroquia de Catasós, Lalín, Pontevedra.

Antes de centrarnos en valorar la imagen fotográfica, pasamos a esbozar unas notas de las sucesivas etapas que acontecieron en esta cocina; la razón de denominarse de abajo, y de su simplicidad en los últimos tiempos, nada equiparable con su primer estado.

Según fuentes documentales que obran en el archivo del pazo de Don Freán la antigua cocina aparece bajo diferentes nombres: casa de fuego, torre de la cocina, cuarto terreno de la cocina y cocina de abajo. La última denominación tuvo lugar a partir de coexistir dos cocinas. Este hecho tuvo su origen al pasar la cocina a instalarse en la planta alta, después de desmontar la antigua para convertirla en capilla bajo la advocación de la Inmaculada Concepción. En su construcción se utilizaron los espacios que ocupaban la cocina antigua; la panera ?donde se guardaba el grano y la harina para hacer el pan u otros alimentos? y la antepanera, creando de este modo una dependencia unitaria de grandes dimensiones, correctamente orientada con acceso directo desde la planta noble a la tribuna. En estas obras, realizadas a mediados del siglo XVIII, se suprimieron importantes elementos de la antigua cocina, entre los que cabe destacar la chimenea exterior, hasta entonces nombrada por su forma y tamaño «torre de la cocina».

Por otra parte se construyó un arco triunfal de medio punto de considerable tamaño, emplazado entre ventanas, que fueron abiertas en el muro norte para proporcionar iluminación a la nave y al presbiterio. A estas obras de cuidada realización, le prosiguieron otras intervenciones de tono menor.